Portada 3

Portada 3

viernes, 31 de julio de 2015

Night on Earth, de Jim Jarmush


Cinco ciudades del mundo son testigos de esta original película, dos en Estados Unidos: Los Ángeles y Nueva York y tres en la vieja Europa: París, Roma y Helsinki. A la misma hora de la misma noche, cinco taxis en cada una de estas ciudades encuentran un pasajero, cada uno de ellos de distinta condición y con diferentes circunstancias. Los taxistas oscilan desde la pragmática Corky -Winona Ryder- hasta el frenético Roberto Begnini, pasando por el hermético Matti Pellonpää. Todos ellos dan lugar a cinco pequeñas historias independientes una de la otra, pero unidas por distintos elementos.

                                                        

                                            Cartel de Night on Earth


Cosas que pasan en las cinco historias

Hay elementos que aparecen en casi todas las películas de
Jim Jarmusch y Night on Earth no es la excepción: coches descacharrados circulando de noche por barrios poco recomendables de cualquier ciudad, personajes que fuman como carreteros y diálogos muy buenos, hilarantes en el caso de Roma y melancólicos en el de Helsinki. Hay lugar también para la ternura en Nueva York con Helmut -Armin Mueller Stahl-, Yoyo -Giancarlo Esposito- y Ángela -Rosie Pérez- a pesar de ametrallarse mutuamente a base de gritarse fuck you como si no hubiera un mañana, entre ellos se refleja nobleza y buen fondo. Los juegos de palabras con los nombres, otro detalle que nunca falta en las pelis de Jarmush. El mérito que tiene esta historia coral es que lo que viven los personajes, aunque obviamente está dramatizado, es algo que le ha podido pasar al resto de los mortales, en un taxi, en un aeropuerto, en un autobús, por ejemplo, ¿quién no se ha pasado un buen rato intentando parar un taxi en Nueva York a pesar de que pasen muchos coches amarillos vacíos zumbando por una gran avenida de Manhattan?


Personajes inquietantes y música de la buena

La historia de París nos muestra a una inquietante ciega, la bella
Beatrice Dalle, y al irascible e inoportuno conductor Isaach de Bankolé. Él se cree más listo que ella, hace preguntas incómodas acerca de la minusvalía de la pasajera y ella a cambio se ríe de él con sus respuestas, en definitiva, el que tiene los ojos sanos parece no ver y quien es ciego de nacimiento, ve mucho más de lo que los demás piensan. Lo que ocurre en París contribuye a dar un toque hipnótico e incómodo a Night on Earth.

La
banda sonora de la película corre a cargo de Tom Waits. El disco es muy difícil de encontrar y cuando aparece un vendedor, lo hace poniendo un precio prohibitivo, casi se puede considerar una pieza de coleccionista. Podría haber compuesto e interpretar la música cualquier otro gran cantante, cómo no, pero lo cierto es que los ritmos y la voz de Waits encajan a la perfección en la idiosincrasia de la cinta. Las bandas sonoras son otro punto fuerte en la filmografía de Jim Jarmush.

                                                    

                              Los relojes que marcan el inicio


Son
cinco pequeñas historias que pasan, insistimos, la misma noche a la misma hora. La primera a las 19:07 horas en Los Ángeles, con la sincera Winona plantando cara a Gena Rowlands, cuando los últimos rayos de luz del día dan paso a la oscuridad y acabando a las 5:07 de la mañana en Helsinki, cuando la mañana boreal rompe la noche. Es el ciclo completo de una noche en la Tierra. Night on Earth es una gran película, de las mejores de Jim Jarmush, sin abandonar su perfil underground consigue conectar con el gran público. Si no la ha visto, ya sabe. Si la vio en su día, haga por volverla a ver.




miércoles, 29 de julio de 2015

La temprana salida de Milan Jankovic del Real Madrid


Pocos casos se han visto como el de Milan Jankovic en el Real Madrid, pocos dejaron tan profunda huella en el aficionado después de haber militado sólo temporada y media en el club de Chamartín. Alto y de complexión fuerte pero nunca torpe, centrocampista con proyección en la media punta, el jugador yugoslavo procedente del Estrella Roja de Belgrado, vino para quedarse aunque no lo consiguió.

           
                                                         
                                       Milan Jankovic

La historia del fichaje

La firma del contrato de Jankovic se vio envuelta por demasiadas turbulencias. Abril de 1987, el Real Madrid viene de perder 4-1 contra el Bayern de Múnich en la ida de las semifinales de la Copa de Europa. Fue el tristemente famoso
partido del pisotón de Juanito a Matthäus. El equipo del Paseo de la Castellana, además, estaba conmocionado por la petición de Hugo Sánchez quien quería rescindir su contrato con el Madrid por las buenas o por las malas. Se decía que el jugador mexicano estaba respaldado por presuntas ofertas del Barcelona y del Inter de Milán. Además, la llegada de Jankovic, motivada por las bajas de Ricardo Gallego por lesión y sobre todo la de Jorge Valdano, quien sufría una inesperada hepatitis, suponía postergar una vez más a Rafael Martín Vázquez, el jugador de más talento de la Quinta del Buitre, quien no veía el momento de hacerse con un puesto en el 11 titular. Para más inri, el Madrid se disponía a enfrentarse al Barcelona en el Bernabéu. Ramón Mendoza cerró el fichaje de Jankovic unos días antes, aprovechando la visita de la Selección Española a Austria donde el entonces presidente, se reunió con los representantes del jugador yugoslavo.

El inicio, la Liga del playoff

El caso es que Leo Beenhakker llegó a plantearse dar la titularidad al balcánico en el inminente derby. Ya era un conocido del cuerpo técnico, no en vano,
el Estrella Roja de Belgrado fue el rival del Real Madrid en los 1/4 de final de la Copa de Europa esa misma temporada, por ello, Jankovic no podía jugar la máxima competición continental hasta la siguiente temporada. Al final, no jugó ni un solo minuto en ese partido que suponía el arranque del único playoff que se ha disputado en la historia de la 1ª División. El Madrid terminó ganando este campeonato, el segundo de la mítica tacada lograda por la Quinta. Jankovic contribuyó decisivamente a cerrar el título y comenzó a ganarse al madridismo. En Copa de Europa, el Madrid no pudo remontar el 4-1 de la ida de las semifinales y el Bayern pasaría a perder la final contra el Oporto.

La temprana despedida

Jankovic jugó completa la siguiente temporada. La 1987-88 supuso la tercera Liga consecutiva para el Madrid, fue el año de la semifinal de Copa de Europa contra el PSV,
la ocasión perdida. Antes, el Madrid se vengó de la eliminación de la temporada anterior en un nuevo choque contra el Bayern, Jankovic fue muy importante a lo largo de la temporada. Pero la inestabilidad de sus rodillas sumado al hecho que Bernd Schuster, entonces en el Barcelona, se puso a tiro lo que era demasiada tentación para Ramón Mendoza, arrebatar a quien fuera rutilante estrella al máximo rival era algo demasiado goloso para rechazarlo. En los años 80, los equipos sólo podían tener dos jugadores extranjeros, Hugo Sánchez continuó como es sabido, la llegada de Schuster condenaba a Jankovic a ser traspasado al Anderlecht belga y siguió relegando a Martín Vázquez a un papel secundario. Milan Jankovic conquistó el corazón del madridista a base de entrega, buen juego y una extraordinaria bonhomía. Dicen las crónicas que su despedida del vestuario fue bastante sentida. Actualmente, Jankovic vive en Australia con su familia.







lunes, 27 de julio de 2015

Maleso, buena música y talento


Maleso es el nombre artístico de Martín León, quién desde los años 80 ha participado activamente en el panorama musical de Sevilla. Ha sido miembro de Tiernos Mancebos, Las Balas y Soul Mama. Además ha compuesto música para obras de teatro y cortometrajes, desde 2009 Maleso compone y produce un Lp por año, son tiempos difíciles y toca apostar fuerte por lo que uno mismo cree.

                                                          

                                  Martín León, Maleso

Descubriendo a Maleso

Revisando la discografía de Maleso, es complicado encasillar en un único estilo musical a este intérprete. Sus canciones suenan claramente pop, a veces señalan modos de cantautor, también nos encontramos una
sevillana/folk/canción protestadonde el ingenio, más que en la música, está en la letra. El tema hace referencia a los pelotazos urbanísticos que a punto han estado de hacer perder a la zona monumental de la capital andaluza su condición de Patrimonio de la Humanidad: hablamos de la Torre Pelli; para Maleso, la Torre del Euro.

Es poco habitual la
conexión entre fútbol y música, desgraciadamente. Aunque solistas y grupos suelen hablar libremente de sus preferencias futboleras, como debe ser, no incluyen en sus cancioneros muchos temas dedicados al balompié. Maleso, que no se declara hincha de ningún equipo, en base al miedo que hemos tenido todos los hinchas del mundo a la hora de conocer a nuestra familia política, se saca de la manga este Brindo por Messi. Aunque quién esto escribe es confeso madridista, no deja de sentirse identificado con el protagonista de esta pequeña historia, créanme es terrible enfrentarse a este momento.

Adiós para siempre, nos vemos mañana

Este es el título del
último álbum de Maleso, publicado en 2015. Es un monográfico de 8 canciones sobre el divorcio. La peor canción del mundo es toda una recopilación de sensaciones ante una ruptura, un abandono. De clara influencia new wave, costelliana, es uno de los mejores cortes de este álbum. Trabajo de duelo pues, el que nos plantea Maleso. Tren, tren echa la culpa a los inventores y modernizadores de los trasportes de alejar a quien necesitamos al lado. 300 abogados cuenta el insoportable peso de la burocracia y del coste de un divorcio. Después de escuchar esta canción varias veces, asalta la duda... ¿no sería mucho mejor sin ese silbido? Sólo 8 canciones componen este álbum, pocas para un Lp, demasiadas para un Ep, pero de buena factura, dejan con ganas de más.

Las sorpresas de Maleso

Martín León, presente en las redes sociales, pone a disposición de todo aquel que lo desee, en streaming, toda su obra. Haciendo clic aquí,
googleando allá pacientemente, se pueden encontrar sorpresas como Antidisturbia seguramente la declaración de amor más ¿insólita? que se haya hecho. Otra gran y grata canción que se descubre en el cancionero de Maleso es A mí la que me gusta es Lina Romay la que fuera musa del cienasta Jesús Franco e intérprete de numerosas vampiresas y películas de terror varias. Después de todo, quien es capaz de sacar esta versión de Downtown Train y salir tan airoso, es claro indicador de que estamos ante alguien que ama lo que hace y que además lo lleva a cabo con talento. Maleso, ya saben.







viernes, 24 de julio de 2015

En la muerte de José Sazatornil, 'Saza'


Con la desaparición de los actores suele pasar lo mismo que con las de los futbolistas, son personajes que te han acompañado a lo largo de toda la vida, han protagonizado infinitas conversaciones entre amigos, discusiones sobre sus trabajos; cuántas veces hemos repetido frases de sus diálogos... pero sobre todo, quedan sus actuaciones, sus trabajos, las historias que han sido contadas a través de sus personajes de películas y obras de teatro que quedan grabadas a fuego en la memoria del espectador.

                                                        



José Sazatornil como actor

De
José Sazatornil quedará siempre la credibilidad que tenía como actor, la vis cómica, esa voz grave que daba gusto oír: declamaba el texto a la perfección, se le entendía desde la primera a la última letra. Esto último parece fácil, pero créanme, no lo es. Impagables son su guardia civil en Amanece que no es poco, su Jaume Canivell de La escopeta nacional, sus apariciones en El verdugo y Todos a la cárcel, ¡vaya poker de títulos! Marcos Ordóñez, en su reseña de ayer en el diario El País en recuerdo de Saza, alaba vivamente el papel que interpretó en una película prácticamente desconocida -también para este bloguero- de Fernando Fernán Gómez: Cinco tenedores, de 1979. Habrá que seguir esta pista a modo de homenaje.

Miembro de una generación única de actores


Ver al señor Sazatornil aparecer en escena daba a entender que un cómico de la Vieja Escuela, con mayúsculas, acababa de hacer acto de presencia. Junto a
José Luis López Vázquez, Manuel Alexandre, Luis Ciges y tantos otros actores, formó parte de una generación única de intérpretes que casi se nos ha ido definitivamente, es ley de vida. Quien esto escribe vio en persona una vez a Saza, fue hace muchos años, a finales de los años 90, justo después de un estreno de cine: al encenderse las luces de la sala fue descubierto por muchos de los asistentes, con suma amabilidad, simpatía y con esa sonrisa tan característica que tenía, saludó a todo aquel que quiso acercarse hasta él. Han sido 89 años de vida los que ha podido disfrutar José Sazatornil, lo único que espera este espectador agradecido es que los haya vivido plenamente.












miércoles, 22 de julio de 2015

Viaje a Montecarlo, Supercopa de Europa 2002


Ya ha sido comentado en este blog, el aficionado pierde la razón cuando se trata de una final, aunque sea de una Supercopa de Europa. En 2002 todavía se trataba de un torneo inédito en las vitrinas del Real Madrid, en las 6 primeras copas de Europa este trofeo ni siquiera existía, cuando se consiguió la 7ª el Chelsea de Zola, Di Mateo y Poyet cerraron el camino y en el año 2000, sorprendentemente, el Galatasaray de Gheorge Hagi, Gica Popescu y Jardel volvió a impedir que el Madrid se hiciera con uno de los entorchados que faltaban en su museo. Así pues, con un poco de tiempo disponible y algún euro en el bolsillo, habiendo ganado la Copa de Europa por tercera vez en cinco años la última temporada, la 2001-02, algo decía que ésta iba a ser la vencida, aunque el rival era el Feyenoord holandés, siempre peligroso. Así que nos juntamos unos amigos y pusimos rumbo a Montecarlo.

Planificando el viaje

Aunque la sensatez y el buen juicio falten en estas ocasiones, insisto, se trataba de
buscar el viaje más económico. Aquí se planteaba un pequeño problema, la mayoría de las agencias o peñas que ofertaban viajes incluían entrada al partido y viaje, nosotros primero nos hicimos con los boletos por mediación del club y luego planeamos el viaje. Entre Madrid y el Principado de Mónaco hay 1.281 kilómetros según googlemaps, para lo que calcula 12 horas y media para llevar a cabo la ruta. Al ser más de 5 personas, dos coches con doble de gasto en gasolina, peajes, etc... quedó pronto descartado. Tampoco el avión no presentaba una buena combinación, bueno sí, pero claro, había que llegar a la exclusiva Niza y desde ahí alquilar dos coches hasta Montecarlo... No, no podía ser. Así que después de mucho buscar, encontramos una peña que facilitaba el viaje en autobús para que nadie se quedara en tierra.

                                                   



Madrid-A2-A7 hasta el final, el Rosellón, la Costa Azul...

El autobús en cuestión prometía algo en principio inverosímil: los asientos se convertían en literas para poder dormir por la noche mientras el viaje continuaba. Reconozco que en un principio
la cosa no sonaba mal del todo. Así pues, el 24 de agosto de 2002, el autobús partió de las inmediaciones del Santiago Bernabéu a primera hora de la tarde. Al principio, como en cualquier viaje todo es entusiasmo, sonrisas, optimismo desaforado, chascarrillos y buen humor, pero con el lento pasar de los kilómetros dentro del bus las conversaciones decaen, el cansancio aparece, los silencios se alargan. Luego de una interminable pausa en un área de servicio cerca de Gerona, se convirtieron los asientos y respaldos en dos alturas de literas continuas. No es que un viaje de aficionados a una final sea una ocasión glamurosa, pero esto, la verdad es que era demasiado, aquello tenía pinta de comuna, de mini camping concentrado, nada, pero nada apetecible ver a gente de todas las edades intentando conciliar el sueño de esta forma entre ronquidos y aire viciado. La única solución era ocupar los pocos asientos que siguieron íntegros con lo que ello significaba: dormir poco o nada.

Llegada, la final y la vuelta

La llegada a Mónaco fue bien entrada la mañana del 25 de agosto, casi al mediodía. La acogida de la ciudad fue más bien indiferente,
los residentes nos miraban desde sus lujosos coches con curiosidad, más que con simpatía. El simple hecho de bajarse del bus y poder dar más de diez pasos seguidos supone una buena inyección de alegría. El día fue veraniego, suave en primera instancia, pero según iban cayendo las horas, se reveló un calor espantoso que se multiplicaba por la humedad del Mediterráneo. Dadas las circunstancias, nos tiramos en un parque buscando una sombra que aliviara la solana que estaba cayendo hasta que llegara la hora del partido. Después de todo, Mónaco no es una ciudad en la que puedas comer de menú y sentarte en un bar a tomar un café, los precios son prohibitivos. En este parque nos llegaban noticias desde Madrid vía sms del fichaje de Ronaldo, el brasileño. Lo que debería ser motivo de ilusión y alegría, apenas suscitaba comentarios: el cansancio del viaje hecho apenas sin dormir y el tremendo calor doblaba al más pintado. Mientras, resultaba irónico ver pasar los coches y cochazos con el logotipo de la UEFA, cómodos y bien acondicionados yendo y viniendo del Estadio Louis II con personajes desconocidos dentro. En los alrededores del campo de fútbol vimos a las dos aficiones convivir tranquilamente, también vimos a holandeses intimidando a españoles y al revés. Las últimas horas antes del partido son las más expuestas para el aficionado que sólo va a disfrutar de su equipo y de una ocasión única, el alcohol ya ha corrido lo suficiente y la chispa puede saltar en cualquier momento. Después de todo ese largo día, uno tan sólo espera poder ver el fútbol desde una buena localidad, pero en este caso no fue así. Los asientos estaban en las filas más bajas y en un córner, contando además con que el Louis II tiene pista de atletismo, ver bien el partido fue tarea imposible. El resultado es por todos conocido, 3-1 con muy pocos apuros para el Madrid, un golazo de Roberto Carlos después del enésimo lujo de Guti, quien marcó el tercero y definitivo. La Supercopa ya era del Madrid. El viaje de vuelta fue otra paliza del mismo calibre que el viaje de ida, acompañaba al menos la sensación de la victoria. El autobús, literalmente, reventó a pocos metros del Santiago Bernabéu, echó el resto dejando una espesa humareda negra mientras los aficionados bajábamos del cadáver con ruedas.

Como comentamos hace bien poco aquí, este trofeo inventado a principios de los 70 para medir al campeón de Europa con el de la Recopa a doble partido, ahora
tiene sentido para los sponsors y las televisiones, de cara al aficionado supone un torneo mal colocado en el calendario que lo único que hace es cargar a los propios jugadores de partidos oficiales adentrándose cada vez más en el mes de agosto. Ahora, la Recopa no existe, ni siquiera la Copa de la UEFA se llama igual. Para esto, los torneos de verano daban prestigio sin la exigencia de la oficialidad, comprometían pero en la justa medida de la pretemporada. Más teresas herreras y menos supercopas, por favor.









viernes, 17 de julio de 2015

El Mundo Sigue, dirigida por Fernando Fernán Gómez


El Mundo Sigue dirigida por Fernán Gómez fue rodada en 1963, no se llegó a estrenar hasta dos años después en Bilbao, aunque no duró mucho en la cartelera pues la censura retiró rápidamente esta película de la circulación. Así pues, fue considerada durante mucho tiempo como la obra maldita de Fernán Gómez. Olvidada en un cajón, después de ser restaurada y digitalizada ha vuelto a los cines hace una semana para celebrar el 50 aniversario de su único y solitario estreno.

                                                         



Los personajes de El Mundo Sigue

En el madrileño barrio de Maravillas, en un modesto ático, vive el matrimonio formado por doña Eloísa -
Milagros Leal- y don Agapito -Francisco Pierrá-. Austeros y ya mayores, bondadosa ella y autoritario él, tienen tres hijos: el único varón, Rodolfo -José Morales-, es un beato que abandonó el seminario y vive con sus padres, sus dos hermanas Eloísa -Lina Canalejas- y Luisa -Gemma Cuervo- se odian entre sí. Corroídas por la mutua envidia, lo que no tiene una lo quiere la otra: Eloísa, casada con Faustino -Fernán Gómez- no soporta a su marido que nunca lleve el jornal al hogar; Luisa, bien colocada en un comercio de la Gran Vía, es incapaz de salir de su vida monótona hasta que empieza a tomar decisiones en su vida. De esta manera, cada breve reunión familiar que se celebra, es una nueva oportunidad para que se desate la ira, para pena de la madre, para escuchar los quejidos del hermano beato y contemplar la violencia del padre.

¿Qué nos cuenta Fernando Fernán Gómez?

Basada en la novela de Juan A. de Zunzunegui,
El Mundo Sigue nos habla del hambre, de la doble moral ante el dinero, el clasismo, del rol que desempeñaba la mujer en la España de los años 60, del machismo como actitud imperante entre los hombres de la época. Son tiempos en los que un simple cruce de miradas daba autorización para el acoso, de interpretar la necesidad como una insinuación. Son los personajes que desprecian la cultura del esfuerzo, todo lo que sea para lograr el enriquecimiento súbito. Son escenas que muestran una ciudad, Madrid, que empieza a crecer para engullir barrios de infraviviendas, de calles de arena, postales de otra época, de un tiempo mezquino. Todo ello contribuye a dar a la película un tono violento, áspero, inquietante. El estilo de la realización acerca a El Mundo Sigue al neorrealismo italiano aunque en ocasiones da la sensación de estar viendo una película de cine experimental por cómo nos cuenta Fernán Gomez este relato. Por poner un pero, el metraje es un punto excesivo, con 20 o 30 minutos menos habría mejorado la historia. Aun así, es una buena película.

La restauración de la cinta

Como ya se ha comentado, la película original se ha reestrenado luego de pasar por una
laboriosa restauración y remasterización digital. La imagen, en un pulcro blanco y negro ha quedado muy bien, maravillas que nos puede ofrecer la técnica. Respecto a la banda sonora, por primera vez en muchos años, ha sorprendido a este bloguero por su alto volumen cuando suele ser lo contrario, más aún cuando la película fue vista desde las últimas filas de la sala 1 de los Cines Verdi de Madrid. El Mundo Sigue es historia de nuestro cine, vayan a verla.








miércoles, 15 de julio de 2015

Revisión de los discos de Army Navy


Army Navy cuentan con dos discos en el mercado: The Wilderness Inside, publicado en 2014 y el homónimo Army Navy de 2008. El grupo, originario de Los Ángeles, cuenta con Justin Kennedy como cantante, que fue compañero de Ben Gibbart, líder de Death Cab for Cutie, en anteriores aventuras musicales en Seattle. En el bajo está Benjamin Gaffin, en la guitarra Louie Schultz. Como batería, en sus inicios contaron con la colaboración, en los inicios, de Pete Thomas, percusionista de Elvis Costello & The Attractions. Con el tiempo, Douglas Randall se quedó con los tambores en propiedad.

                                                       

                      Portada de la página de Facebook del grupo


Army Navy, 2008

El disco de debut ofrece un
sonido fresco, libre, contundente, deja al descubierto la actitud de la banda. Dark Sides, canción popera, rompe el hielo para dejar paso al primer hit: My Thin Sides, muy del estilo Mando Diao, salvaje, guitarrera, garajera, libertad creativa, es de las canciones que esperas escuchar en directo, el video clip protagonizado por Paul Scheer, un tipo con medio parecido a Varoufakis y el otro medio a Pedro Munitis, es realmente divertido. Tras Saints, de inspiración Buffalo Tom y Slight of Hand llega otro gran tema Unresponsive Ears, pop guitarrero, bien producido, una gran canción. Con Snakes of Hawaii retomamos el pulso garaje de Army Navy. El cover de Right Back Where We Started From, originalmente grabada por Maxine Nightingale allá por los años 70, -salía en El Castañazo, aquella película de Paul Newman y tres hermanos que parecían los Ramones- cierra el excelente primer disco de Army Navy.

The Wilderness Inside, 2014

Este es el título del segundo álbum. En general, cuenta con un sonido
más pulido pero más contenido, más domado, más comedido. The Mistakes y Crushed Like a Car marcan la diferencia con los grandes temas del primer largo de Army Navy, son buenas canciones, pero claramente el diapasón de la rabia baja. I'm Curious es quizá el corte más sobresaliente, un hit de raíces pop, preciosa melodía, coros fáciles... muy buena canción. El resto del cancionero que completa The Wilderness Inside, si bien no son malas composiciones, carecen del marchamo de imprescindibles, la última, Birdy, incluso es un poco coñazo.

Queda la curiosidad de ver cómo son en directo,
Army Navy prometen acción, buenas canciones y mucho rock. A pesar de carecer de página web propia, están presentes en las redes sociales, en Bandcamp y Soundcloud. Esperamos nuevas canciones y ojalá se dejen caer por estos lares.










lunes, 13 de julio de 2015

En la marcha de Iker Casillas


Ayer se despidió Iker Casillas del Real Madrid, es ley de vida, a todos los grandes jugadores les llega el momento de salir. Lo que es difícil de entender en este caso es la animadversión que su figura ha despertado en muchos aficionados y la bochornosa imagen que ha dado tanto Real Madrid como los medios de comunicación a lo largo de todo el proceso del fichaje de Casillas por el Oporto, dando por hechas cosas que han tardado días en producirse u otras que nunca han llegado a pasar, como el presunto homenaje en el Bernabéu. Al parecer, al final se va a celebrar hoy, siempre en el último momento.

Es perfectamente entendible que alguien tan expuesto a la opinión pública, como es el caso de
Iker Casillas, no guste ni cómo juega, ni cómo actúa, -parece que es conocido directo de todos aquellos que hablan mal de él por cómo lo hacen- pero lo que hemos podido ver todos es que su actitud en el campo de fútbol siempre ha sido honesta, lo dio todo, tuvo siempre una actitud deportiva y correcta tanto con los rivales, árbitros y compañeros de equipo, por todo ello, es difícil de comprender el odio irracional que muchos aficionados le tienen. Al menos, dada su trayectoria, Casillas se había ganado el derecho al silencio, a no ser pitado en su propia casa.

                                                    


Las decisiones difíciles de Florentino Pérez


Florentino Pérez, que tanto se precia de saber tomar decisiones difíciles, ha dejado escapar una preciosa oportunidad de demostrarlo. Con el despido de Ancelotti no le tembló el pulso, en el caso del ya ex capitán, no ha sabido actuar. En vez de haber dejado que la despedida de Casillas llegara al presente mes de julio con la pretemporada del equipo ya en marcha, debería haber cogido el toro por los cuernos. En el mes de mayo tendría que haber comunicado al jugador que no iba a seguir, negociar una salida digna para todas las partes implicadas y a la vez permitir que se despidiera de la afición en el centro del campo en el último partido de Liga de la temporada pasada, como corresponde a un jugador que lleva 25 años en el club, con un currículum que no sé si se verá igualado en mucho tiempo. Como hemos podido comprobar, no ha sido así. El actual presidente es un empresario de éxito, sabrá mucho de gestión económica, pero el componente sentimental de un club de fútbol le viene muy grande. Esta situación era evitable y no ha hecho nada porque así fuera. No hay más que ver cómo se han marchado hace unos días Pirlo, Gerrard o el mismo Xavi Hernández de sus respectivos equipos.


El dinero, poderosa arma arrojadiza

Es muy curioso ver cómo el tema del dinero se utiliza como arma arrojadiza en el fútbol profesional, la afición madridista no es ajena a esto. En el caso de la salida de
Iker Casillas, hemos tenido una sobre información que no se ha visto con ningún otro caso, toda ella servida por fuentes fidedignas, claro. Existen casos de agravios comparativos, algunos de ellos muy sangrantes, con números publicados por las mismas fuentes, fidedignas siempre, como por ejemplo estos: ahora nadie comenta que el Real Madrid perdonó al Inter de Milán parte del precio del fichaje de Sneijder a cambio de la contratación de Mourinho; Kaká, costó su fichaje 60 millones de euros, se permitió el lujo de no operarse cuando tenía que hacerlo para ir al Mundial de Sudáfrica, se marchó de vacaciones y cuando volvió a la disciplina del Madrid, decidió pasar por el quirófano, no hace falta decir que cobró íntegra su ficha a pesar del desplante; hablar de fichajes caros y no nombrar los 80 millones de euros que costó James Rodríguez igual está de más, pero conviene recordarlo; hace unas semanas el Real Madrid pagó 8 millones de euros al Oporto por Casemiro, jugador con contrato en vigor con el Real Madrid...

Los ejemplos son muchos, pero
¿recuerda usted, amable lector, en alguno de estos casos alguna acusación de pesetero al jugador o entrenador implicado? A Iker Casillas, por pedir lo que es suyo y tenerlo firmado, es lo más bonito que muchos le han llamado. Es cierto que con lo que ya tiene, Casillas no va a pasar hambre, pero viendo el despilfarro que se gasta el Madrid en otros conceptos y viendo que cada dos por tres al Sr. Pérez se le llena la boca de decir que somos el club con los ingresos más elevados del mundo, e insistimos, después de 25 años de servicio al club, ¿por qué va a renunciar a lo que tiene firmado, usted lo haría?

En la despedida

La despedida de un jugador de la talla de Casillas debería ser
motivo de tristeza y a la vez de alegría por haber podido disfrutar de un jugador como él durante tanto tiempo. No ha sido así, no es la primera vez ni será la última, recordemos: Hierro, Raúl, Guti, Del Bosque, todos ellos de dudoso sentimiento madridista, nótese la ironía. Sinceramente, se merecía otra salida del club. Quedarán en la memoria del aficionado aquellas paradas imposibles, esos remates que eran gol o gol y que en el último instante eran desviados inexplicablemente, él llegaba dónde nadie lo hacía. Iker Casillas nos ha hecho muy felices, que tenga suerte en su nueva etapa. Sus odiadores celebran su marcha, el máximo culpable de todo para ellos se ha ido. Pero no les basta, el siguiente ya está señalado: Sergio Ramos.







Se ha producido un error en este gadget.