Portada 3

Portada 3

lunes, 29 de junio de 2015

Carminho, concierto en los Teatros del Canal


Este pasado fin de semana se ha celebrado en los Teatros del Canal de Madrid el Festival del Fado. Ayer domingo fue el turno de Cristina Branco, el sábado correspondió a Raquel Tavares. A estas dos fadistas tuvimos la fortuna de poder escucharlas en el concierto de Carlos do Carmo, en el mismo festival del año pasado. El viernes 26 fue el día de Carminho, quien presentaba su último disco Canto en la capital de España.

                                                         
                          


El aforo de la Sala Roja estaba prácticamente lleno. Carminho estaba acompañada en el escenario por una guitarra portuguesa, una guitarra española, un bajo acústico y un percusionista, que no baterista. A simple vista, por cómo estaban dispuestos los distintos tambores y platos parecía la tradicional batería pop rock, pero no era así. ¿Qué tipo de timbales eran esos, sin caja de resonancia, apenas la membrana? La puesta en escena era austera, pero muy bonita. El inicial telón negro situado en el fondo del escenario se levantó pasados los primeros temas y dejó al descubierto una pantalla que iba cambiando de color, del rojo intenso a un azul celeste, según requería el fado de turno. ¿Cómo demonios se logra iluminar así una superficie tan grande con la misma intensidad?

Carminho arrancó el concierto con la alegre Saia Rodada, uno de los mejores fados de este nuevo álbum. Con su excelente castellano, entre las canciones, explicó al público qué significa el fado, ni más ni menos es lo que pasa dentro del pecho. Enternecía escucharla con su acento rasgado cómo pronunciaba la palabra múzica. Qué dominio tiene Carminho de su voz, cómo sabe acercar y alejar el micrófono de su boca para que las repentinas inflexiones que exige el canto del fado no afecten a la toma de sonido. Volviendo a lo estrictamente musical, el tono del recital iba creciendo en intensidad y emotividad al mismo tiempo que iba cayendo el set list.

                                                          


Bom día, amor perteneciente a su disco Alma de 2012, es un fado que cuenta la historia de una mujer jorobada que, día tras día, ve pasar por la ventana a la persona que ama, quien no sabe nada de esta mujer. Aquí Carminho invitó al público a canta con ella, se trataba de reproducir el título del fado siguiendo el ritmo, costó un poco, pero al final se consiguió. Esta fue la primera ocasión en que el público se puso de pie. Hubo también lugar al lucimiento de los músicos, Carminho hizo mutis del escenario dejando hablar a los instrumentos.

Folha, 'hoja' en castellano, narra la relación del poeta cuando se enfrenta a una hoja en blanco, los poetas son mentirosos sostiene Carminho, ellos cuentan historias fabuladas, que no son ciertas. A estas alturas del recital, el público estaba totalmente entregado. El último fado fue Pena, Carminho explicó al público los dos significados que tiene esta palabra en portugués, por un lado hace referencia a las plumas de un ave, por otro, igual que en castellano, significa los males que afectan al corazón, que aunque sean inexplicables a la razón, tienen que ser cantados.

Luego de tan tremenda introducción, la amplificación desapareció por completo,
Carminho interpretó Pena a capella acompañada de sus músicos. Lo cierto es que el repentino cambio de volumen obligó a agudizar el oído, no en vano la sala es grande, pero la intensidad y emoción de la cantante y los músicos puso en el público -que mantuvo un silencio sepulcral- un nudo en la garganta difícil de deshacer. Sencillamente, la fadista puso el teatro boca abajo. Hasta pronto Carminho, vuelve pronto.









viernes, 26 de junio de 2015

Los santos inocentes


Pocas veces un lector puede experimentar las mismas sensaciones que un espectador de cine después de haber leído una novela adaptada a la pequeña pantalla. En este caso, la oportunidad nos la brinda Los santos inocentes, escrita por Miguel Delibes y dirigida para el cine por Mario Camus.

La novela no tiene demasiadas páginas, lo que facilita la labor del adaptador cinematográfico, a menos texto, menos tramas se tienen que recortar. El mérito de esta historia
es hacer sentir como si fuera en la propia piel la injusticia, la prepotencia, el feudalismo, la opresión de la incultura, el hambre, las relaciones señoritos-sirvientes, lo canalla que puede llegar a ser el ser humano, la falsa caridad.

                                                          



Sin apenas utilizar el punto y aparte,
Delibes nos describe en tan solo un centenar de páginas a una serie de personajes inolvidables, unas tramas en las que con unas pinceladas, pone a cada uno de ellos en su sitio; nos descubre un rico léxico, palabras que casi han caído en desuso, actitudes que deberían haber desaparecido...

Mérito de Camus es haberles puesto cara a estos personajes, ¿acaso alguien se imagina a otro Paco el Bajo que no sea
Alfredo Landa, a otro Azarías que no sea Francisco Rabal, es posible otro señorito Iván que no sea Juan Diego, otra señora marquesa que no sea Mary Carrillo?. La película es muy fiel al retrato de la novela de una España de la que no hace tanto tiempo estaba muy vigente, del trato infrahumano que recibían los analfabetos. Esta cinta ganó el premio a la Mejor Interpretación Masculina, compartido por Landa y Rabal, y la Mención Especial del Jurado Ecuménico Internacional del Festival de Cannes. Todo estudiante de narrativa cinematográfica que se precie debería leer este libro y ver la película para aprender a adaptar una novela al cine. Milana bonita...








miércoles, 24 de junio de 2015

Que pase el siguiente: Sergio Ramos


No falla, el cainismo de la afición del Real Madrid es fiel a sus principios. Todavía no se ha ido Casillas, algo por lo que suspira buena parte de la hinchada, vivir para ver, y el objetivo de las iras se ha centrado en el siguiente: Sergio Ramos. Era de esperar. Marcelo debe ir preparándose, las pitadas y peticiones de jubilación anticipada, por veteranía, una vez no estén ni Casillas ni Ramos, serán para él, es el próximo sospechoso, el futuro culpable.

                                                        



Es curioso observar cómo se publican con toda seguridad opiniones de terceros, cantidades económicas, posibles desencuentros y ofrecimientos. Esto hace pensar que
quien habla con tanta propiedad es porque estuvo delante cuando ésas conversaciones se produjeron, cuando ésas ofertas se insinuaron, cuando estallaron determinadas broncas. Sergio Ramos lleva desde 2005 batiéndose el cobre por el Real Madrid, se puede decir que ha defendido su camiseta con honor. Todos nos equivocamos, él también lo ha hecho, seguro, pero no es un jugador dudoso, siempre ha dado todo en el campo.

Toda esta trayectoria parece valer bien poco, a bastado
la sola insinuación de un candidato a la presidencia del Barcelona -es decir, en plena campaña electoral- para que ya se esté tachando al jugador sevillano de traidor, de pesetero. Tan solo ha bastado el rumor soltado por alguien que pretende ser el presidente del máximo rival, interesado en quedar bien con su propio electorado, para que todo lo que ha hecho Ramos en el Madrid, no valga de nada.

Veremos en qué acaba este asunto, pero me temo que mientras esto ocurre tendremos que seguir escuchando cosas como:
cada parada de Casillas es un clavo más en el ataúd; cada remate, cada corte, cada cruce de Sergio Ramos es un paso más hacia la infamia. Luego, la gente se sorprende de que el ambiente del Bernabéu sea tan cenizo y gafe. Manolo Sanchís, en su último encuentro semanal con los lectores del diario Marca, llega a calificar de dañina la posible marcha de Ramos del equipo, además de considerar la trayectoria del central en el Madrid como sobresaliente. Desde luego, para los madridistas deberían pesar estas palabras, no con las de un candidato a la presidencia del Barcelona.






viernes, 19 de junio de 2015

Toto, el héroe (Toto, le heros)


Thomas Van Hasenbroeck cree que siendo un recién nacido fue intercambiado con su vecino Alfred cuando se produjo un incendio en la maternidad, cree recordarlo vivamente. Mira con envidia cómo el padre rico de Alfred colma de regalos a su hijo, pero sobre todo mira cómo su hermana de la que cree estar enamorado -es un niño y piensa que no tienen lazos de sangre- hace caso a Alfred y no a él. Sin embargo, Thomas no es capaz de ver que su padre es un tipo encantador, alguien que les toca en el piano de casa a sus hijos Boom de Charles Trenet no puede ser mal tipo; no ve que su familia no tiene nada que envidiar a ninguna otra.

                                                      


Débil de carácter, Thomas sufre el acoso de los niños de su barrio, quienes le llaman despectivamente Van Chickensoup mientras se burlan de él y de su hermano, que tiene síndrome de Down. La trágica muerte de su padre y de su hermana no hacen sino acrecentar la sensación de Thomas de estar viviendo una vida que no le corresponde.

Toto, el héroe, rodada en 1991, habla de la frustración vital, de las ausencias, de lo cabrona que puede llegar a ser la infancia, de los temores de la vida adulta, de las envidias insanas. Llama la atención la ambientación de la película, si bien hay detalles del vestuario y de peluquería que delatan la fecha del rodaje -esas camisas anchas, esas gafas, esos peinados de los 90- logra que en los numerosos saltos en el tiempo de la narración, el espectador no tenga claro en qué época se encuentra. La realización rescata detalles del cine clásico, juegos de luces y sombras.

De esta cinta, primer largo de
Jaco Van Dormael después de varios cortos y documentales, podríamos decir que es como Érase una vez en América pero sin trama mafiosa, con toques de surrealismo, de ternura, de magia, con un poco de odio y algo de amor. La historia cuenta con un final ciertamente poético y bello. La película está protagonizada por Michel Bouquet, Jo de Baker, Thomas Godet, Mireille Perrier, Peter Böhlke y Klaus Schindler, el guión está escrito por Didier De Deck, Pascal Lonhay, Laurette Vankeerberghen y el propio Jaco Van Dormael.







miércoles, 17 de junio de 2015

Mundial Femenino de Fútbol


Esta noche, la selección femenina se juega el pase a octavos de final del Mundial de Canadá contra Corea del Sur, las posibilidades de clasificación pasan también por el Brasil-Costa Rica, el triunfo de la selección carioca -ya clasificada- ayudaría a las opciones españolas, habrá que ver cómo se desarrollan los partidos.

En estas semanas, una vez finalizada la temporada, en las que el fútbol profesional se ve envuelto en el cada vez más detestable mercadeo de jugadores, donde cada vez se publican más rumores que noticias contrastadas, se agradece que este torneo, donde todo es entusiasmo, ganas y buena voluntad, sea un soplo de aire fresco para el aficionado,
sólo fútbol y futbolistas.

                                                       


Lamentablemente, las jugadoras de Mundial están sufriendo el menosprecio de la FIFA con toda su crudeza. Primero, se las ha sometido a una verificación de sexo, poniendo en entredicho a las federaciones nacionales que son sus asociadas, es decir, la FIFA cree que son todos de su condición. Segundo, se ha obligado a las selecciones clasificadas a jugar este Mundial en hierba artificial. Este tipo de decisiones son las que se toman cuando dos directivos juegan al golf y se ofrecen mútuamente sus servicios para beneficio de no sé quién, pero no del mundo del fútbol en general.

Se han podido leer declaraciones que dicen que esta superficie es el futuro, que la nueva generación de esta hierba de plástico no tiene nada que ver con la primera...
Quien opina esto no se ha calzado unas botas de fútbol en su vida, comparar la hierba natural con la artificial es como comparar a Joseph Blatter con Zinedine Zidane, tan sólo hace falta ver el bote de la pelota. Como siempre, las futbolistas han salido perjudicadas, como siempre, a los jugadores de los torneos sólo se les tiene en cuenta para que jueguen, ya sea a 50º centígrados, ya sea en una superficie de plástico que es casi peor que la tierra.

Mucha suerte para nuestras jugadoras, es una verdadera pena que se los partidos se disputen a
horas tan intempestivas para el aficionado, sobre todo cuando una la televisión pública, todo un acierto por su parte, se ha decidido a retransmitir el torneo en directo.













viernes, 12 de junio de 2015

Ocurrió cerca de su casa


C'est arrivé près de chez vous es el título original de esta película de culto, de nacionalidad belga. Cosechó los premios de la Crítica Internacional y el Especial del Jurado del Festival de Cannes y el de Mejor Actor y Película del Festival de Sitges, en sus ediciones de 1992. Rodada en blanco y negro y con la cámara al hombro, lo que delata su bajo presupuesto económico, derrocha ingenio y talento por parte de los artífices de esta cinta: Rémy Belvaux, André Bonzel y Benoît Poelvoorde quienes también actúan y aparecen en los títulos de crédito haciendo múltiples tareas.

                                                        


Un realizador, un cámara y un sonidista siguen a Benoît, Ben para los amigos, para documentar su vida como asesino en serie. Psicópata, carente de todo escrúpulo y despiadado Ben mata por dinero, porque le divierte y porque sí a todo tipo de personas, sin distinción. Carismático y de personalidad arrolladora, Benoît termina implicando a tan particular equipo de documentalistas en sus fechorías.

Ocurrió cerca de su casa tiene el marchamo de película underground, por su estética, por su ingenio, por la brillantez de su humor más que negro, tétrico, por sus diálogos, por su fotografía. Es cierto que puede llegar a impresionar la crudeza de sus imágenes, pero Ocurrió está más cerca del Tarantino de Reservoir Dogs que del Kubrick de La Naranja Mecánica; Benoît y sus secuaces son primos hermanos de King Schultz y de Django, apenas miran de soslayo a Patrick Bateman. El humor negro, bien medido, no en vano tiene un par de golpes muy buenos, hace superar el posible estupor en el que puede caer el espectador. Mención especial merece el actor Benoît Poelvoode, quien interpreta a Ben, por cómo retrata la frialdad y la ironía de saberse un monstruo pero a la vez intentar mostrar una cara afable y sonriente de cara a los demás, como si no hubiera roto un plato en su vida. Si el loco Ben se cruza en su camino, dejen que le cuente su historia.








miércoles, 10 de junio de 2015

La idea, estúpido


Esta es una revisión de la frase que quedó para la posteridad, la pronunció un asesor del ex presidente de los EE.UU., Clinton creo, para hacer frente a George Bush padre: la economía, estúpido, haciendo referencia al tema sobre el que debía girar una campaña electoral. Aplicado al Real Madrid, la frase quedaría como reza el titular de este post: es la idea (de club, de estilo de juego), estúpido.

                                                       


Lo acabamos de vivir. El Barcelona acaba de encadenar en la misma temporada, por segunda vez en su historia, Copa del Rey, Liga y Copa de Europa. Es más, es el primer club del mundo que consigue repetirlo. No son pocos los problemas que acechan al club catalán, alguno de ellos muy grave. El anterior presidente tuvo que dimitir por el juicio del fichaje de Neymar, su sucesor se ha visto obligado a convocar elecciones al verse involucrado en la misma causa. Messi, tuvo que pasar también por el juzgado por sus deudas con Hacienda. Problemas, y muy gordos. Pues bien, ahí está el equipo, a pesar de los males, sigue adelante con la idea pre establecida, con el plan trazado. Se marcha Zubizarreta, viene Airedo Braida, se va el Tata, viene Luis Enrique, pero el concepto es el mismo.

¿Mientras, qué ocurre en el Real Madrid? Se ficha a Pellegrini, se le echa al año siguiente, viene Mourinho, cambio radical de la idea de juego; viene Ancelotti, otro cambio de timón; ahora Benítez, de nuevo a empezar de cero... En un medio de comunicación, señalaban este pasado fin de semana que la destitución del nuevo entrenador del Real Madrid se paga 3 a 1 en las casas de apuestas (!). Sirva la chanza para reflejar cómo están las cosas. Eso sí, según la prensa económica, el Madrid es el primer equipo en la clasificación de beneficios económicos anuales. No es ninguna tontería este liderazgo tal y como está planteado hoy en día el fútbol, pero a este paso, habrá que añadir al titular que el Madrid es el mas rico del cementerio. Desde 2009, cuando retornó Florentino Pérez a la presidencia, el Real Madrid ha ganado 1 Copa de Europa, 1 Liga y 2 Copas del Rey; en el mismo periodo de tiempo, el Barcelona ha conseguido 3 Copas de Europa, 4 Ligas y 2 Copas del Rey. La diferencia salta a la vista.

Todo esto, sin tener en cuenta el dinero gastado en jugadores: Asensio, ¿llegará a jugar en el primer equipo? Ødegaard, ¿era necesario traerle aquí para jugar en 2ªB, no hubiera sido mejor dejarle cedido en un equipo de 1ª División en Noruega? Lucas Silva, 16 millones de euros y ¿se va a ir cedido? ¿Alguien va a explicarnos los casi 40 millones de euros pagados a la Real Sociedad por Illarramendi? Para todos aquellos que se rasgan las vestiduras con las peticiones de aumento de sueldo de algunos jugadores, ¿nadie ve fuera de todo punto pagar 7 millones y pico de euros al Oporto por un jugador... ¡que ya era nuestro!? Será por dinero...

¿Cuál es el plan que tiene el Madrid? ¿Qué idea de juego se va a desarrollar, qué idea de club hay o se maneja para el futuro? ¿Podremos los socios expresarnos en unas elecciones? Algunos dirán que la idea es ganar, que lo demás no importa. En el Real Madrid, lo demás siempre ha importado y ganar, lo que se dice ganar, últimamente lo ha hecho poco. Es la idea, estúpido.








lunes, 8 de junio de 2015

Findlay Brown, folk y elegancia


Findlay Brown, nacido en 1979 en York, Inglaterra, se marchó pronto a Londres para comenzar su carrera musical. Fue captado allí por el sello All Good Things con el que lanzó su primer EP Losing The Will To Survive. Al mismo tiempo, se integró en los círculos musicales de la capital inglesa, lo que le sirvió para dar el salto a la primera división. En 2007, ya en la discográfica Peacefrog, lanza su primer LP, titulado Separated By The Sea.

                                                          
                               Findlay Brown

Este primer largo tiene un marcado sonido folk, apenas unos pocos instrumentos, guitarra acústica, bajo y unos apenas unos arreglos acompañan la voz de Findlay Brown. Temas intimistas, a veces prácticamente susurrados. Down Among The Dead suena al folk de los años 70. La canción que da título al disco es un regalo para los oídos;  Loneliness I Fear es otro gran tema, evocador, toques pop, sonido folk, reminiscencias beatles. En total, 11 cortes conforman Separated by the Sea, el primer LP de Findlay Brown, todo un éxito de crítica y público en el Reino Unido.

El segundo álbum del músico británico tiene que esperar hasta 2010, esta vez bajo el sello Verve. Afincado ahora en Nueva York, Findlay Brown da un giro a su sonido y bajo la clara e innegable influencia de las grandes canciones de Roy Orbison, del sonido Phil Spector, del rock and roll clásico de los 50 y el soul de los 60, el músico británico se saca de la manga Love Will Find You, el primer single es la canción que abre el álbum con idéntico título y tiene un halo de hitazo.

A continuación, Nobody Cared confirma que Brown ha tornado su voz más grave, un poco más soul, más crooner, le acompañan unos coros muy del estilo Elvis de finales de los 60, principios de los 70. Grandes baladas -Holding Back The Night-, canciones abiertamente sixties -All That I Have-, elegancia a raudales e himnos, aparte de los ya nombrados, como Everybody Needs Love o I Have a Dream hacen que el segundo LP de Findlay Brown, producido por Bernard Butler, guitarrista de Suede, sea un gran disco.

En las redes sociales, el mismo Brown parece confirmar que en el próximo mes de septiembre verá la luz su tercer trabajo. Visto lo visto, habrá que estar atento, ojalá el nuevo disco venga acompañado de una gira. Mientras, Brown junto a Xander Ferreira han formado un dúo de Dj's llamados The Happy Show, pinchan ritmos y música africana en Nueva York. Músico versátil, como podemos comprobar. Después de ver sus dos propuestas iniciales, ¿cómo será la tercera? Desde aquí, estaremos pendientes.










viernes, 5 de junio de 2015

Delicatessen, de Jeunet y Caro


En el ya tan lejano 1990, Delicatessen fue una de las películas revelaciones de ese año. Fue el primer largo para Jean Pierre Jeunet y Marc Caro, luego de haber firmado varios cortos. En ellos ya demostraban su predilección por el género fantástico, no en vano, Caro proviene del mundo del cómic. Este fue el primer paso de una interesantísima carrera cinematográfica que ha dejado también Amelie, La ciudad de los niños perdidos y Alien Resurrection entre otras.

                                                       
                               Jean-Claude Dreyfus, el carnicero


Delicatessen
nos sitúa en un ambiente de posguerra, de hambre. Entre la niebla apenas vemos un solitario edificio antiguo, rodeado de escombros y ruinas. El local comercial de este edificio está ocupado por la carnicería que da nombre a la película, regentada por el casero de este inmueble, interpretado por el gran Jean-Claude Dreyfus. Nutre su negocio de la carne de los incautos que responden a la oferta de trabajo de alojamiento y comida a cambio de trabajos de mantenimiento de la tan particular comunidad de vecinos. Así, una vez sorprendido el último inocente en su huída, Louison -Dominique Pinon, ese careto de guiñol- es el nuevo candidato para los afilados cuchillos del señor Clapet. Allí Louison conoce a Julie, Marie-Laure Dougnac, la hija del carnicero, de la que queda prendado. Ella también siente lo mismo y en seguida intenta hacerle ver a Louison su trágico destino si no se marcha de allí en cuanto pueda. Así, entre el estrafalario vecindario, Louison luchará por sobrevivir.


Delicatessen nos descubre un mundo de fantasía donde se describe perfectamente el miedo -el carnicero-, la mezquindad de los que intentan sobrevivir pisando a quien haga falta -todos los vecinos del edificio-, también la sensibilidad y el arte, reflejados en Julie y Louison. La película de Jeunet y Caro cuenta con una puesta en escena original e impecable: los juegos de luces y sombras, el tono rojizo a lo largo de toda fotografía, el desarrollo de los personajes -siniestros, inquietantes, despreciables y entrañables-. Hace gala también de un soberbio humor, en ocasiones negro, muy negro y también de un surrealismo brutal. Delicatessen es una película que ha envejecido muy bien, parece hecha en 2015, pero no, es de 1990. Véanla, no se arrepentirán.








miércoles, 3 de junio de 2015

Ilustres suplentes


Partiendo de la base de que las plantillas de los clubes profesionales de fútbol suele contar entre 22 y 25 jugadores, la mayoría de ellos están más veces de las deseadas sentados en el banquillo. Pero hay una estirpe de futbolistas que aceptan sin rechistar su destino, al menos de cara al aficionado, porque si luchan o no en los entrenamientos o en el vestuario por estar en el 11 inicial, es algo que se desconoce a pie de calle.

                                                        


Los porteros suelen ser quienes más crudo lo tienen, ya que sólo optan a un puesto en la alineación. Ha habido muchos que han comido banquillo jornada tras jornada, los entrenadores son poco dados a la rotación en la portería. En lo años 80 hubo uno que llamó la atención del aficionado por lo prolongado de su situación. Como futbolista era conocido por su apellido, Meléndez. Lucía un mostacho sobresaliente y estuvo a la sombra de Zubizarreta en el Athletic y de Tomy N'Kono en el Español de Barcelona (en aquellos años se nombraba en castellano). Un poco más tarde, Santiago Cañizares vio cómo Paco Buyo primero, Bodo Illgner después y definitivamente Iker Casillas, le privaron de defender la portería del Real Madrid.

Seguimos en el club de Chamartín, si hay un jugador de campo que tragó banquillo ése fue Manolín Bueno. Futbolista de zurda exquisita, tuvo la mala suerte de coincidir en el tiempo con el mejor extremo izquierdo quizá en la historia del balompié nacional: Paco Gento. También en el Madrid se dio un curioso caso de suplencia, aunque no por mucho tiempo. Cuando la Quinta del Buitre encadenaba una Liga tras otra, el Madrid de Beenhakker fichó del Valencia a Muñoz-Pérez, lateral izquierdo que apenas contaba en el club del Turia, apenas jugó un partido de titular y en otros cuatro saltó desde el banquillo, eso sí, incorporó una Liga a su palmarés.

Han sido jugadores que no han gozado de mucho protagonismo, pero sí tienen el cariño de la afición, hacen equipo y tienen la profesionalidad de no poner mala cara ante las preferencias del entrenador. Alguno de ellos son, como se dice ahora, one club footballer. La lista sería interminable, ¿se acuerda usted de algún ilustre suplente?










lunes, 1 de junio de 2015

Phil Seymour, you'll always be...


El primer disco de Phil Seymour, después de abandonar The Dwight Twilley Band, titulado con el mismo nombre del cantante, es ya un clásico. Contiene música propia de cuando tienes pocos años, poco dinero en el bolsillo pero deseas comerte el mundo con todas tus fuerzas. Aunque las guitarras se endurezcan en algunas canciones, no cabe sino calificar este disco como de rabioso pop, con reminiscencias de la New Wave, no en vano fue publicado en 1980.

                                                               


Precious to Me es el comienzo soñado para todo buen disco que se precie, calificarlo de himno pop igual es quedarse corto, es un gran tema, muy redondo, con una preciosa melodía, unos coros pegadizos y fáciles de cantar, que no de componer. Después de este arranque es de suponer que el nivel del álbum irá decayendo, pero no, justo al hilo llegan otros dos cortes siderales: I'll Found a Love y Baby, It's You a los que se suma el brillante cover Let Her Dance de Bobby Fuller. Las letras hacen referencia a chicas, amores, pulso de adolescentes tardíos, historias de adultos primerizos.

En total son 14 canciones las que reúne este primer disco en solitario de Phil Seymour, pura efervescencia como la mostrada en We Don't Get Along, puro pop, baladas y diversión, mucha diversión. Su segundo disco en solitario, lanzado dos años después, no tuvo todo el éxito deseado lo que sumado a la repentina muerte de Neil Bogart, fundador de Boardwalk Records, dejó a Seymour sin discográfica. En 1984 fue diagnosticado de linfoma, luchó contra la enfermedad a la vez que continuó grabando y actuando en directo, preparando un tercer disco en solitario que nunca llegó a publicarse. Phil Seymour murió con apenas 41 años. Nos dejó sus canciones, que nos acompañarán para siempre.









Se ha producido un error en este gadget.