Portada 3

Portada 3

lunes, 30 de marzo de 2015

Paul Robeson, una voz silenciada


Ni siquiera sabía quién era Paul Robeson, jamás había oído hablar de este cantante. Supe de él por primera vez mientras trabajaba formando parte del equipo de mezcla, como ayudante, del documental Good Bye America de Sergio Oksman. El protagonista de este documental es Al Lewis, actor al que conocerán por haber interpretado al abuelo de la familia Monster. Durante los últimos años de su vida Lewis nos cuenta su carrera, su vida y su activismo social. Paul Robeson era uno más de los personajes que allí se nombran.

                                                      

                                          Paul Robeson

Paul Robeson nació en 1898 en Princeton, Nueva Jersey. Hijo de un pastor protestante, destacó muy joven en atletismo y fútbol americano. Se licenció en Derecho, pero determinadas actitudes racistas dentro de la profesión le hicieron desistir de seguir en la abogacía. Probó suerte como actor, pero fue su voz quien le dio fama como artista. Durante los años 30 hizo giras por Europa, visitando la Unión Soviética en varias ocasiones. También estuvo en España apoyando a las Brigadas Internacionales durante la Guerra Civil. A finales de los años 40, la caza de brujas le señaló como miembro del Partido Comunista. Esto tuvo como consecuencia que los promotores cancelaran 85 conciertos de Robeson, temerosos de verse identificados con él, la televisión norteamericana le vetó y los emergentes líderes de la lucha de los negros le consideraban un paria. Los sellos discográficos, como golpe de gracia, le incluyeron el la lista de los proscritos. Como decía el propio Al Lewis en el documental, el excepcional barítono quedó para cantar en iglesias.


La discografía de
Paul Robeson es muy numerosa, depende de la fuente que se consulte da un número de álbumes u otro. Old Man River es quizá su canción más recordada junto con Shenandoah y Sometimes I Fell Like a Motherless Child. Como curiosidad, adaptó el Himno de la URSS al inglés. Hay discos grabados en directo, de canciones populares, de ópera... Paul Robeson fue un gran cantante que vio truncada su carrera por sus inquietudes políticas y su activismo anti racista. Desde su muerte en 1976, su figura se ha ido rehabilitando poco a poco en EE.UU., tarde, pero al menos está siendo reconocido.















miércoles, 25 de marzo de 2015

Sobre la Final de la Copa del Rey


Previsiblemente hoy se decidirá dónde se va a jugar la próxima Final del Campeonato de España de Fútbol, Copa del Rey, entre el Athletic Club de Bilbao y el F. C. Barcelona. Vaya por delante que este espectáculo anual de la elección nos lo ahorraríamos si la sede para este partido se sacara a concurso a principios de temporada y se eligiera entre las ciudades candidatas allá por el mes de septiembre u octubre. No tengo la certeza, pero imagino que la posibilidad de que los dos finalistas estén muy cerca geográficamente es el motivo que prima sobre la previsión, es decir, imaginen que la final es entre el Sevilla y el Betis, desplazar a todos los aficionados sevillanos a una tercera ciudad supone un coste económico para los mismos. Quiero creer que es éso.

                                                       


Sobre la negativa del
Real Madrid a ceder el Santiago Bernabéu, sinceramente, como socio madridista que supera los 20 años de antigüedad, aunque puedo llegar a entender la negativa de la mayoría de la masa social, creo que un Club se hace grande siendo generoso. Es verdad que mi equipo no ha disputado ni una final en el mítico San Mamés ni en el Nou Camp, los dueños de esos campos sabrán porqué, oportunidades no han faltado. Es verdad que es más que probable que cuando suene el Himno Nacional haya una gran pitada, pero en esto siempre se hace caso a los que hacen más ruido. Todavía no he oído una voz que defienda a la mayoría de aficionados del Athletic y del Barcelona que, sin entrar en lo que piensen políticamente, son respetuosos con todo el mundo y que su único deseo es disfrutar de un partido de fútbol en paz.

Además de apelar a la generosidad del Madrid en este caso, lo cual engrandecería su prestigio como digo, el Club de Chamartín representa a la ciudad que lleva en su nombre:
Madrid. Sobran las generalizaciones sobre el carácter de las urbes, pero si hay una ciudad acogedora para los forasteros, ésa es Madrid. Por otra parte, por mucho que insistan los que mandan, a pie de calle la situación económica sigue jodida, por ello, que vengan 80.000 aficionados a la capital supone hoteles, restaurantes y bares llenos, una oportunidad de hacer una buena caja en una sola jornada no se presenta todos los días.

En este caso creo que ha sobrado orgullo por las tres partes y ha habido poca pedagogía. Poco habría costado a las directivas del
Athletic y del Barcelona hacer un llamamiento al respeto hacia los símbolos, poco habría costado al Real Madrid ofrecer su estadio si así lo deseaban los finalistas. Después de todo, si una parte de los asistentes quieren quedar como unos perfectos maleducados, serán ellos quienes queden mal, cada uno es dueño de sus silencios y preso de sus pitadas. Yo soy responsable de lo que yo hago y quiero que mi equipo siga siendo grande y generoso, por ello me gustaría que el Real Madrid ceda el Bernabéu para la Final de Copa 2015.












lunes, 23 de marzo de 2015

Revisitando a los Polyphonic Spree


La banda de Tim DeLaughter lleva tiempo a medio gas, sin actividad frecuente, esporádicas apariciones en las redes sociales informando de esto y aquello, lo último, el próximo mes de julio la formación musical cumplirá 15 años e invitan a los seguidores a estar con los ojos y los oídos abiertos, habrá que esperar pues a ver qué pasa.

                                                      
                               The Polyphonic Spree


El último disco publicado por
The Polyphonic Spree es el álbum Yes, It's True de 2013. Son 11 canciones en las que queda evidente que dan un giro abiertamente pop a su trayectoria 'polifónica', se ven detalles, rasgos de lo que realmente les hacía atractivos. En general es un disco muy decepcionante. Yes, It's True queda como resultado bastante plano, soso, sin gracia. Ninguno de sus cortes alcanza la épica y el desparrame polifónico -así sería la traducción de su nombre- que tienen sus dos primeros discos The Beginning Stages of The Polyphonic Spree y Together we're heavy.


Estos álbumes tenían algo mágico, suponía la irrupción de algo distinto. Canciones de hasta 7, 8 y 10 minutos de duración con distintas intensidades musicales, un regalo para los oídos. Hablo de
A long days continues/ We sound Amazed, de Hold me Now, Two Thousand Places, también de Suitcase Calling y When The Fool Becomes a King. Todas ellas son grandes, muy grandes canciones, capaces de alegrarle el día al más pesimista de los pesimistas, son vitales, tienen algo especial. También reconocerán Light & Day/ Reach for the Sun, que formó parte de la BSO de la magnífica película de Michel Gondry Olvídate de mí y My Soldier Girl.


Reconozco que en 2007 con el disco
The Fragile Army, donde desaparecieron las túnicas y el rollo sesentero que traían a cambio de unos uniformes un tanto ¿feos?, les perdí la pista. Después vinieron las grabaciones de canciones navideñas recogidas en Holidaydream y el directo con las canciones de la película Rocky Horror Picture Show y por último, el ya comentado Yes, It's True. Habrá que ver qué nos depara el próximo mes de julio, esperemos que The Polyphonic Spree recuperen la fortaleza musical que les hizo ser un grupo fundamental en los primeros años de este siglo.










miércoles, 18 de marzo de 2015

Marco Tardelli corriendo por el Bernabéu


Hay imágenes que quedan grabadas en la mente para siempre, más si cuando se producen eres un niño. El 11 de julio de 1982 yo estaba a punto de cumplir 10 años y el Mundial de España fue el primero que viví plenamente, tengo algún vago recuerdo de Argentina 78, de la Eurocopa de Italia de 1980, más nítidas tengo las imágenes de aquella semifinal de la Copa de Europa de 1981 contra el Inter en la que el Real Madrid tuvo que esperar en el centro del campo a que la policía garantizara la salida del césped al equipo madridista en el antiguo San Siro, tras ganar el pase a la final de París, contra el Liverpool.
                                                        


Pero estamos en aquel 11 de julio, con la final del Mundial. La
República Federal de Alemania contra Italia. Para un madridista confeso lo más lógico era haber apoyado a Alemania, por Hans Peter Briegel, me flipaba ese jugador con las medias caídas a lo Gordillo, incansable durante los 90 minutos; también por Pierre Littbarski, pero sobre todo por Paul Breitner -ex jugador merengue- y Uli Stielike, en 1982 era uno de los dos jugadores extranjeros que tenía el Madrid. Pero no, yo iba con Italia. El principal motivo era que mi padre, por motivos familiares obvios iba con ellos y eso es más que suficiente para un niño. Pero había más, estaba el elegante medio Bruno Conti, estaba Paolo Rossi el pichichi del Mundial, el entrenador era Enzo Bearzot un tipo que parecía sacado de las películas de cine negro de los años 30, con su nariz de boxeador y su sempiterna pipa en la boca. Pero había más, Alemania protagonizó uno de los mayores escándalos de los Mundiales con aquel partido en Gijón contra Austria, donde el público terminó pidiendo que se besaran los jugadores de ambos seleccionados. También el equipo germano alineó en la final sin ningún tipo de pudor al infame Harald Schumacher, quien casi se carga, literalmente, a Battiston en la semifinal de Sevilla contra Francia. Si había que elegir entre este tipo y Dino Zoff, la duda estaba meridianamente clara, es como tomar partido entre Lee Marvin y James Stewart en El hombre que mató a Liberty Valance.


Volvemos al 11 de julio de 1982, al abarrotado Santiago Bernabéu, minuto 67 de la final.
Italia va ganando por 1-0 gol de Paolo Rossi, lanza un contra ataque a la portería del fondo sur. Bergomi, madre mía Giuseppe Bergomi el eterno 2 del Inter, y Scirea se pasan el balón dentro del área sin saber muy bien qué hacer con él ante la pasividad de la defensa alemana que realmente estaba fundida. Retrasan el balón al borde del área donde estaba Marco Tardelli, éste controla el balón con la zurda, el Tango, esférico que marcó a varias generaciones, describe una pequeña parábola con efecto en el bote quedando manso para el remate. Mientras dos jugadores germanos intentan impedir lo inevitable, Tardelli ejecuta un zurdazo cruzado imparable, Schumacher, el malvado, sólo puede mirar cómo entra el balón en su portería. Y ahí se produce la imagen que se me quedó grabada para siempre: Marco Tardelli se levanta del suelo y empieza a correr mientras agita los brazos con el rostro desencajado de la pura emoción por lo que acababa de hacer. La imagen apenas dura 10 segundos, pero se convirtió en un icono, en la imagen de aquel Mundial. Mientras, en el palco, el viejo partisano Sandro Pertini, botaba como un niño por el gol, rompiendo todo protocolo establecido. Fue algo simpático, la excepción que confirmaba la regla de la seriedad del Palco de Honor.

A partir de aquel día, cuando jugaba al fútbol y marcaba un gol intentaba imitar el gesto de Tardelli, los chavales en general intentaban hacer lo que él hizo. Cuándo me preguntan
por qué me gusta el fútbol, vuelvo a ver Marco Tardelli corriendo por el Bernabéu como si no hubiera un mañana. Y es que el fútbol es algo bello y emocionante.









lunes, 16 de marzo de 2015

L'âge d'or, de Cali


Ya lo he contado anteriormente aquí, descubrí a Bruno Caliciuri, Cali, en el mítico programa de Diego A. Manrique, El Ambigú en Radio 3. Fue en 2004, cuando el cantante francés acababa de lanzar su disco L'amour parfait. Este es un disco realmente bueno, 13 canciones buenas o muy buenas, ninguna mala. Fais de moi ce que tu veux es un temón sideral que me acompañó durante muchos años, lo mismo que C'est quand le bonheur? Con el paso del tiempo y la escasa repercusión que suele tener la música francesa en España, sinceramente le perdí la pista al cantante galo.

                                                            


Me acabo de reencontrar de nuevo con Cali gracias al lanzamiento de su nuevo disco L'âge d'or, publicado el pasado 9 de marzo. Tras echarle una rápida escucha, la primera impresión es que Cali sigue en forma, predominan las baladas cercanas a la
chanson, algunas de ellas con arreglos pop, otras canciones son abiertamente pop como La vie quoi! Justo después en el orden de las canciones, viene La vie est une menteuse definitivamente es uno de los grandes temas de L'âge d'or, las notas casi infantiles que salen del piano hace que este corte tenga la belleza de las cosas sencillas, la canción es pegadiza, muy poppie, la vida es una mentirosa nos canta Cali, en un estribillo que es muy futbolero, eterno como el la la la laaaa del Hot Love de T.Rex.
Camarade, Coco cantada a coro con una preciosa voz femenina que firma como Coco-Grace Caliciuri y la
springsteeniana Le grand chemin forman la cordillera de las emociones de este disco.

L'age d'or, es un buen disco, recomendable. Entre este último y el primero, L'amour parfait, veo que ha habido mucha música de Cali, habrá que investigar. Si alguien sabe de ellos, por favor, comenten.













viernes, 13 de marzo de 2015

Perdiendo el Norte


Entretenida película de Nacho García Velilla que toca el tema de la nueva emigración española a Alemania en particular o a cualquier parte donde te abran las puertas hacia un futuro mejor que nuestro presente.
Dos jóvenes -
Yon González y Julián López- con brillantes expedientes académicos ven en uno de esos programas de televisión dedicado a los expatriados con buena suerte y vidas de ensueño, cómo el paraíso germano les está llamando. Decididos a probar suerte, salen de España rumbo a Berlín.

                                                          

Perdiendo el Norte es una historia costumbrista, entronca con aquellas películas de los 60 y los 70 en las que primaban la nostalgia del hogar abandonado y el desarraigo que provoca la cruda realidad del inmigrante. Los personajes, en general están bien construidos, aunque por ejemplo, el que interpreta Yon González podría dar un poco más de juego. Por Julián López, como chanante que soy, reconozco que siento debilidad, tiene algunos puntos realmente buenos. Respecto a José Sacristán, su actuación en la película, todo un homenaje al cine que me refiero más arriba, está como siempre, muy bien. Me maravilla la voz de este señor, cómo declama el texto. Miki Esparbé tiene también unas intervenciones divertidas. Por último, la caracterización de Javier Cámara... está clavado a Uli Stielike, por favor, un biopic ya.

Perdiendo el Norte es una película que igual se queda corta en la crítica de la situación que estamos viviendo y también en su lado cómico, pero resulta entretenida y agradable de ver. Según filmaffinity.com ha sido la cinta líder en taquilla recaudando en su primera semana en cartelera 1.249.000 €. Las cifras no engañan, es el cine que el público quiere ver.















jueves, 12 de marzo de 2015

Esperpento en el Bernabéu


Ya lo saben, ayer el Real Madrid se clasificó de milagro para los cuartos de final de la Copa de Europa, tras perder en casa frente al Schalke 04 por 3-4. La renta traída de Alemania del partido de ida y Ronaldo, una vez más, han sido los artífices del pase, pero sinceramente pocas veces he visto a un Madrid no flojo, sino tan pusilánime, inapetente, desganado y desinteresado, y llevo ya tres décadas asistiendo al Bernabéu. Se dieron todos los 'pecados' que la afición no perdona.

                                                         


El ambiente al principio del partido de ayer, a pesar de haber perdido el liderato en Liga y de haber perdido 5 puntos de 6 posibles, era bueno. El público del Bernabéu es muy distinto en las eliminatorias de
Copa de Europa al que asiste los fines de semana a la jornada de turno de Liga. Es más generoso, más permisivo siempre que haya entrega y competitividad. Los sucesivos vaivenes del marcador fueron cambiando el ánimo del espectador. En mi ingenuidad, pensaba que con el 1-2, el equipo alemán tendría que marcar dos goles más para clasificarse, pero el error de cálculo era evidente, tan sólo un gol más del Schalke nos eliminaba. Con el empate y posterior 3-2 todo parecía resuelto, incluso con el 3-3, pero a falta de 8 minutos, Huntelaar puso el 3-4, a un solo gol del abismo.

Ahí se desató el
pánico en la grada, rostros desencajados que iban de la angustia al disgusto pasando por la incredulidad ante lo que estaba ocurriendo, porque los 4 goles alemanes eran evitables tan solo con un poco de actitud, orden y ganas. Cada vez que el Schalke sacaba un córner, había gente en la grada que directamente no quería mirar, los hinchas azulones botaban sin parar en el 3er y 4º anfiteatro ante lo que estaban viviendo y ante la oportunidad de hacer algo muy grande. Simplemente, no se lo creyeron desde el principio, si hubieran puesto un poco más, habrían marcado el quinto gol que firmaba la proeza. Casillas sacó dos balones peligrosos que puso a prueba la resistencia cardíaca del personal.

Al final,
la pitada de la afición al equipo fue justa y necesaria. El descontento es general, teníamos la Liga muy bien encarrilada, ahora toca rectificar e intentar ganar en Barcelona dentro de dos jornadas. Ante un equipo que no tenía más complicación que aguantar el magnífico resultado de la ida, a punto estuvo de convertirse la eliminatoria en una cagada histórica en Europa. Culpables son todos, tanto entrenador como jugadores. Lo único bueno del partido de ayer, fue pasar de ronda. Igual que hemos empezado a jugar mal, podemos volver a jugar bien. ¿Quién sabe? La temporada pasada estuvimos a punto de caer en Dortmund y luego terminamos campeones. Las cosas son cómo acaban, veremos qué pasa, pero mucho tiene que cambiar este Real Madrid para terminar ganado un título esta temporada.













lunes, 9 de marzo de 2015

Dark Arc, segundo álbum de Saintseneca


Este disco supone el debut de Saintseneca con el siempre interesante sello Anti- después de que su primer largo Last fuera publicado por Mama Bird Recording Co. Este grupo, clasificado como Indie folk, procede de Ohio donde la formación, liderada por el cantante Zac Little comenzó a dar conciertos mientras estaban estudiando en la universidad de Columbia. Así, lanzaron sus primeros EP's en 2009 y 2010 tocando allí donde quisieran ser escuchados y les surgiera la oportunidad.

                                                      
                              Portada de Dark Arc

Dark Arc está compuesto por 14 canciones, efectivamente folk, pero se aprecian influencias o reminiscencias pop rock. Happy Alone es claramente el tema principal del disco, con líneas rítmicas que recuerdan a los grandes de la New Wave de los 80, esta canción trae a la mente el recuerdo de los Poliphonic Spree de hace diez años. Falling Off es otro de los cortes destacados del álbum, en este caso deja ver la influencia de Arcade Fire. Si bien este trabajo de Saintseneca es muy agradable de escuchar hay temas que quizá no debieron sen incluidos en Dark Arc, alargan demasiado su duración en el tiempo, estando estos temas colocados uno detrás de otro: Takmit, So Longer, Uppercutter y la corta :::, así de titula esta canción.


Así pues, aunque queda largo de duración-10, 11 canciones habrían sido más que suficientes-
Dark Arc es un disco muy interesante, deja buenas canciones que con el paso del tiempo serán grandes. Están presentes en las redes sociales y en su página web prometen que van a estar de gira en lo que queda de año, de momento sólo en los EE.UU. Habrá que estar atentos por si vienen por aquí.















viernes, 6 de marzo de 2015

Misántropo, de Kamikaze Producciones



Conviene buscar la verdad y hacer todo lo posible para saberla, pero ¿está bien que nos digan siempre la verdad? Cómo utilizamos nuestra versión de lo que entendemos como realidad para conseguir lo que queremos. ¿Es bueno contemplar la mentira como medio para justificar un fin? ¿Acaso no sabe quien intriga y siembra la cizaña que tarde o temprano serán descubiertas sus intenciones? Todo esto es lo que plantea la versión -libre- del clásico de Molière puesto en escena por Miguel del Arco y Kamikaze Producciones, en lo que supone el tercer trabajo de esta compañía después de La función por hacer y Veraneantes. Durante casi dos horas, el espectador se ve atrapado en un sucio callejón al que los personajes se van asomando mientras entran y salen de una fiesta donde las vanidades, la falsedad y los cuchillos vuelan en todas las direcciones.

                                                           
                             

El reparto está francamente bien,
Israel Elejalde interpreta a Alcestes, quien está empeñado en decir la verdad le pese a quién le pese, no comprende que los demás no hagan lo mismo. Filinto -Raúl Prieto- representa al pragmatismo, a las medias verdades y las mentiras piadosas; Celimena -Ángela Cremonte- cree que el fin justifica sus medios. Todos ellos son los principales personajes, les acompañan también Cristóbal Suárez, José Luis Martínez, Miriam Montilla y especialmente la pérfida Arsinoé -Manuela Paso-, mala donde las haya. Es un gusto ver cómo toda esta pandilla, cada uno de su padre y de su madre, se sacan las vergüenzas y se dicen las verdades a la cara a la velocidad que lo hacen, entendiendo desde la primera a la última letra de lo que dicen. Uno, claro, desconoce el texto pero si hubo alguna equivocación, pasó totalmente inadvertida, al menos para este espectador.

La escenografía está muy bien: los diferentes planos sonoros de los ambientes, los juegos de luces y sombras, los montajes visuales que acompañan a los actores en escena son originales y brillantes. Estos últimos ayudan a comprender a los personajes y proporcionan un breve descanso para el espectador ante el intenso texto al que se le expone. Vayan a ver este Misántropo y si lo tienen a bien, dejen su comentario aquí abajo.


PD: Vi esta obra dentro de las Jornadas de Teatro de Eibar. Reconforta que todavía haya organismos públicos (Ayuntamiento de Eibar, Diputación de Guipúzcoa y Gobierno Vasco) que apoyen a la cultura. Desde finales de febrero hasta ya entrados en la primavera ha habido y habrá representaciones de teatro, danza, teatro infantil y espectáculo de magia. Si van a pasar por allí, vayan al teatro y apoyen estas iniciativas, merece la pena.











miércoles, 4 de marzo de 2015

Ponga usted un árbitro en su vida


Es curioso, nunca me había parado a pensar por qué los árbitros de fútbol son conocidos por sus dos apellidos. Un día, estando en la sala de espera del médico, tenía justo de frente de donde estaba sentado el cuadro de especialistas de la clínica en cuestión. Todos los galenos estaban nombrados con los dos apellidos, pensé que igual por ahí iban los tiros, así se nombran a los que tienen cargos de cierta responsabilidad de cara al público o algo parecido. Poco después leí en el blog de Alfredo Relaño que esa medida se tomó porque en los estertores del franquismo, hubo en España un árbitro apellidado Franco y cada vez que éste tomaba una decisión que no era del gusto del respetable, su apellido era coreado acompañado de palabras que el régimen, claro, no podía tolerar. Así pues, se tomó la decisión de que los árbitros fueran nombrados con los dos apellidos, el señor Franco pasó a ser conocido como Franco Martínez.

                                                            
                               Globedia.com

Mientras esperaba a pasar a la consulta se me ocurrió
un juego: recordar los dos apellidos de mis amigos, conocidos o compañeros de trabajo e imaginármelos cómo serian haciendo de trencillas según su carácter, vestidos de negro y con cara de póker. Así pues, me encontré con Gerbera Muñeiras, del Colegio Gallego, sería expeditivo, poco dado diálogo; Marbella Gerúndez, tarjetero, tendente a favorecer al débil; De la Saca Jerez, autoritario e irónico con los jugadores; Ansuátegui Riki -no es broma, existe- tendría mano izquierda, sabría escuchar pero contundente en sus decisiones; Támiz de Ramo, vale más por no querer ver lo que ve; y un largo etcétera...

La verdad es que fue entretenido pasar el tiempo así, la larga espera se hizo muy llevadera. Pruebe, amable lector, en un viaje de autobús, en el metro, en esos tiempos muertos que a veces nos toca pasar
sin más entretenimiento que nuestra propia imaginación, asocie los dos apellidos de sus conocidos y su carácter al traje de árbitro, las tarjetas y el pinganillo. Igual, poniéndoles caras conocidas valore un poco mejor la ingrata tarea que hacen los jueces profesionales. Ingrata, sí, pero necesaria.









lunes, 2 de marzo de 2015

¿De qué color era tu camiseta de los Ramones? Concierto en el Pabellón del Real Madrid, 1989


Habían pasado 9 años desde la primera visita de los Ramones a España, allá por 1980. En mi casa había un monumental póster del concierto, en Madrid se celebró en la antigua Plaza de Toros de Vista Alegre. Tenemos testimonio de ésa primera visita gracias a este reportaje del mítico programa de Ángel Casas 'Musical Express' que ha subido un aficionado a youtube. En 1980, los Ramones estaban todavía intentando llegar a lo más alto, en 1989 empezaban a alargar el final inevitable.

                                                       
                               Diseño: Arturo Vega


El concierto que se celebró en el antiguo Pabellón del Real Madrid, del que el mes pasado
se cumplieron 26 años, tuvo unos prolegómenos un tanto tensos. Fue salir de la estación de Metro de Begoña, que por aquel entonces formaba parte de la línea 8, y encontrarse con anti disturbios por doquier, carreras por la Castellana, registros, etc... Una vez dentro del Pabellón, como bien se puede ver en esta pieza del programa 'Rockopop', había mucho humo, lo que ahora sorprende, mucha cara de mal humor y mucha gente dispuesta a pasarlo bien. De repente se apagaron las luces del Pabellón y atronaron los acordes de 'El bueno, el feo y el malo'. Los colores azul, rojo y blanco iluminaron el escenario y empezó el concierto, a toda velocidad. La pista y las gradas laterales estaban abarrotadas, no así el fondo contrario al escenario, donde vi el concierto con mis amigos. El Pabellón de la antigua Ciudad Deportiva no era, ni de lejos, por mucho cariño que se le pudiera tener a ese recinto por motivos deportivos, el mejor escenario para un concierto. Los Ramones tampoco pusieron mucho de su parte. Lo que recuerdo es que el set list iba cayendo a una velocidad vertiginosa, sin respiro, acababa una canción y 'one, two, three...' la siguiente, rápido, rápido.

Apenas una
hora y pico después de comenzar el concierto, Johnny, Joey, Dee Dee y Marky abandonaron el escenario. Todo el personal pensó que volverían para los bises, había sido muy poco tiempo, pero no, no volvieron. En cuánto se encendieron las luces del Pabellón, la gente se cabreó mucho, sobre todo los de las primeras filas. Cuando los pipas empezaron a recoger el escenario, el público comenzó a tirar al escenario vasos, latas y todo lo que tenía a su alcance. Tuvo que salir alguien de la organización a pedir comprensión, había que entender que el concierto tenía su duración y aquello se había acabado. Este hombre, valiente, hay que reconocerlo, mientras esquivaba objetos voladores perfectamente identificados, logró calmar el monumental pollo que se allí se había montado.

Ya en los años 90, los
Ramones volvieron a España muy a menudo. Les vi por lo menos una vez más en el mismo lugar. En esta segunda vez, coincidí en la pista con el dueño del Nueva Visión, que había confeccionado una pancarta gigante con el mítico logo de la banda neoyorkina mientras debajo de ella la gente botaba sin parar. Cada vez venían con más frecuencia, los recintos donde se celebraban los conciertos cada vez eran más pequeños, hasta que dejaron de venir. Luego vimos en el documental End of the Century que ser un miembro de los Ramones no había sido nada fácil, más bien al contrario. La pena es que murieron si dirigirse la palabra entre ellos después de haber sido una banda fundamental e influyente en el rock. Por cierto, mi camiseta era blanca.












Se ha producido un error en este gadget.