Portada 3

Portada 3

lunes, 7 de septiembre de 2015

Sandinista! el difícil cuarto álbum de The Clash


Publicado a finales de 1980, lanzado en el Inglaterra como triple LP a precio de uno sencillo -no fue el caso de España-, nació con la difícil papeleta de seguir al London Calling, ni más ni menos. Seguramente, Sandinista! fue el principio del fin para The Clash, tanto a nivel creativo como grupo musical.

                                                                


Las mejores canciones

De este disco siempre se ha dicho que habría sido una excelente obra de haber filtrado las 35 canciones que se publicaron en el vinilo triple. Igual habría dado también para un buen doble de haber seleccionado las mejores canciones del
Black Market Clash, EP casi LP colocado en medio de London Calling y Sandinista! y sumarlas a este último. Aun así, el Sandinista! tiene grandes temas y de variados estilos: joyas pop como Hitsville UK, cantada por Ellen Folley pareja en aquellos días de Mick Jones o Version City, qué clase; canciones de alta carga política: Washington Bullets, The Call Up; excelentes rocks Somebody Got Murderer, Up In Heaven (Not Only Here), Police On My Back; The Magnificent Seven, primera grabación de rap en el Reino Unido, según la web del grupo; la apocalíptica Charlie Don't Surf...

En las canciones salvables de Sandinista hay algunas que son difíciles de clasificar en un estilo musical:
Rebel Waltz, da la sensación de introducirnos en un mundo onírico de ejércitos pasados, derrotados, guitarras acústicas con amplias reverbs que nos trasladan a tiempos pasados; Something About England; el violín enloquecido de Tymon Dogg de Lose This Skin y las cortas pero intensas Look Here y The Leader, ideales para cuadrar la música en las caras A y B de una cinta de cassette.


Experimentaciones prescindibles

Es verdad,
Sandinista! tiene muchas canciones prescindibles, o lo que es peor, no se ve el sentido. Claro ejemplo es Mensforth Hill, cómo The Clash pudo publicar algo así. Shephers Delight que cierra el triple álbum, es otro claro ejemplo de experimentación en un callejón sin salida. One More Time, es un corte tirando a pasable, con un rap insertado en él no entendible, lo curioso es que tiene su propio cover dentro de Sandinista!, pero bajo los cánones del dub, no es otra que One More Dub. Version Pardner, versión de Junco Partner es otra de las curiosidades que ofrece el cuarto álbum de The Clash, sin mucho más que aportar.

Mick Jones decía en 1980 de Sandinista! que lo imaginaba, por ejemplo, para los trabajadores de una plataforma petrolífera, para alguien que durante un largo tiempo tiene que estar en un sitio donde lo poco que puedes hacer en tu tiempo libre es escuchar un disco. Es posible que oír estas experimentaciones sonoras cobren sentido con el tiempo, a quien esto escribe no le ha ocurrido y lleva casi 30 años en ello. Pero siempre conviene tener más opiniones, Diego A. Marique dedicó el pasado mes de julio uno de sus Amplificadores del diario El País al Sandinista! También, el librito de Sagrario Luna para la editorial Cátedra dedicado a The Clash en 1988 es otra de las guías en castellano para conocer y saber más de Joe Strummer y compañía. Amable lector ¿cuál es su canción favorita, prescindible, o no, del Sandinista!?









2 comentarios:

  1. No has mencionado la versión "infantil" de Career Opportunities. Qué bonita e irónica es!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Brigadier. Son los hijos de Mike Gallagher, habitual teclista de The Clash en estudio y en directo. Molaría que hicieran otra versión hoy en día.

      Eliminar

Cualquier opinión es bienvenida, salvo las consideradas ofensivas a los demás participantes o al autor del blog que serán eliminadas.

Se ha producido un error en este gadget.