Portada 3

Portada 3

viernes, 24 de julio de 2015

En la muerte de José Sazatornil, 'Saza'


Con la desaparición de los actores suele pasar lo mismo que con las de los futbolistas, son personajes que te han acompañado a lo largo de toda la vida, han protagonizado infinitas conversaciones entre amigos, discusiones sobre sus trabajos; cuántas veces hemos repetido frases de sus diálogos... pero sobre todo, quedan sus actuaciones, sus trabajos, las historias que han sido contadas a través de sus personajes de películas y obras de teatro que quedan grabadas a fuego en la memoria del espectador.

                                                        



José Sazatornil como actor

De
José Sazatornil quedará siempre la credibilidad que tenía como actor, la vis cómica, esa voz grave que daba gusto oír: declamaba el texto a la perfección, se le entendía desde la primera a la última letra. Esto último parece fácil, pero créanme, no lo es. Impagables son su guardia civil en Amanece que no es poco, su Jaume Canivell de La escopeta nacional, sus apariciones en El verdugo y Todos a la cárcel, ¡vaya poker de títulos! Marcos Ordóñez, en su reseña de ayer en el diario El País en recuerdo de Saza, alaba vivamente el papel que interpretó en una película prácticamente desconocida -también para este bloguero- de Fernando Fernán Gómez: Cinco tenedores, de 1979. Habrá que seguir esta pista a modo de homenaje.

Miembro de una generación única de actores


Ver al señor Sazatornil aparecer en escena daba a entender que un cómico de la Vieja Escuela, con mayúsculas, acababa de hacer acto de presencia. Junto a
José Luis López Vázquez, Manuel Alexandre, Luis Ciges y tantos otros actores, formó parte de una generación única de intérpretes que casi se nos ha ido definitivamente, es ley de vida. Quien esto escribe vio en persona una vez a Saza, fue hace muchos años, a finales de los años 90, justo después de un estreno de cine: al encenderse las luces de la sala fue descubierto por muchos de los asistentes, con suma amabilidad, simpatía y con esa sonrisa tan característica que tenía, saludó a todo aquel que quiso acercarse hasta él. Han sido 89 años de vida los que ha podido disfrutar José Sazatornil, lo único que espera este espectador agradecido es que los haya vivido plenamente.












2 comentarios:

  1. Pues yo tengo un recuerdo más "Saza" que el tuyo. También en una sala de cine. Era en alguno de Martín de los Heros. Entró con la película a punto de empezar y la sala con gente. Gafas de sol tipo aviador, como queriendo pasar desapercibido. Husmeó entre las butacas, buscando un sitio. Parecía un ridículo espía en gabardina, como un personaje de sus astracanadas. Finalmente se sentó y, al terminar la peli, ya no lo vi.
    Muy grande y, como bien dices, irrepetible.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado brigadier,

      Según iba leyendo tu anécdota, me han venido a la mente las historietas de Vázquez o Ibáñez. Ayer me encantó volver a ver 'La escopeta nacional', la temática no ha envejecido, todo lo contrario. Vaya elenco, qué grandes.

      Gracias por leer el post y dejar el comentario.

      Eliminar

Cualquier opinión es bienvenida, salvo las consideradas ofensivas a los demás participantes o al autor del blog que serán eliminadas.

Se ha producido un error en este gadget.