Portada 3

Portada 3

domingo, 29 de junio de 2014

5 canciones para acompañar un viaje


El próximo martes comienza el mes de julio, uno de los meses tradicionales de vacaciones, para quien pueda permitírselas, claro. Pero bueno, no es el tema de este post. Las canciones que vienen a continuación me han acompañado mientras he conducido a lo largo de autopistas, al mismo tiempo que observaba el paisaje a través de la ventana del tren o del avión y créanme, aumentan la ya de por sí placentera sensación de viajar.

                                                        


Comenzamos con un
cover, ¡cómo me gustan las versiones! Las adaptaciones de canciones bajo otro punto de vista musical, revisiones que a veces actualizan a la original, otras la superan y en algunos casos sorprenden como ésta que hacen Dwomo, formación especializada en ellos. Este clásico de José Luis Perales, personaje de mi infancia que prácticamente salía todos los días en la televisión, es llevado al folk por el grupo valenciano.

La siguiente canción
es como el primer día de primavera después del largo invierno, cuando puedes subir la visera del casco para sentir la brisa en el rostro. Wilco es la elegancia sonora, como bien muestran en este tema que llena el espíritu de paz y tranquilidad.

Esta pieza de
Mulatu Astatke refleja la incertidumbre de los viajes, cuando nos adentramos por rutas que no conocemos, por caminos desconocidos. Es perfecta para acompañarnos en estas ocasiones. Dejarnos mecer por estas melodías de ethio-jazz es toda una experiencia.

Reconozco que he descubierto a
Jim Croce a través de la maravillosa película de Quentin Tarantino Django Unchained. Ver cabalgando a Django y al Dr. King Schultz por los paisajes de mostraba la cámara a la vez que sonaba esta conmovedora canción por los altavoces de la sala, son las cosas que dan sentido a ir al cine. Vayan al cine amigos, la pantalla de un ordenador jamás proporcionará esta sensación de la que hablo. Cuando escuchen esta canción, tendrán ganas de salir de viaje, no lo duden.

Finalizamos esta pequeña selección con esta evocadora pieza de
Eels, va camino de convertirse un clásico de la música pop. El slide, desde luego es algo consustancial a las bandas sonoras de road movies. Esta canción forma parte de la mía desde el momento que la escuché por vez primera.

Si usted va a emprender unas vacaciones en breve será porque tiene un trabajo que le permite costeárselas. Serán por tanto merecidas, no he conocido trabajo que no merezca un descanso, por mucho que éste nos pueda llegar a gustar. Si es el caso, disfrútelas, vaya con cuidado, a la hora de conducir sobre todo, hay que volver. Acuérdese de quienes no pueden hacerlo este año por el motivo que sea. Si es así, no pierda la esperanza, lo mejor, siempre, está por venir.





jueves, 26 de junio de 2014

La final del Manomanista


Este próximo domingo se disputará la final del Campeonato Manomanista de pelota vasca en el frontón Atano III de San Sebastián entre los pelotaris Juan Martínez de Irujo y Julen Retegi, que juega con el nombre de Retegi Bi en la camiseta. Para los profanos en pelota, el Manomanista, si bien no ocupa gran parte de la temporada, es el trofeo por excelencia de la pelota. Sólo dos pelotaris disputan el partido a pleno frontón, al mejor de 22 tantos.

                                                    

Retegi Bi llega a la final después de haber dado la campanada en cuartos de final tras derrotar, ni más ni menos a Olaizola II, el máximo favorito para ganar la txapela junto con Martínez de Irujo, por 22-11. En semifinales, ganó a Idoate por 22-14. Retegi Bi tiene una gran oportunidad de entrar en un palmarés donde su padre hizo leyenda al ganarlo 11 veces.

Martínez de Irujo por su parte, llega a la final tras haber vencido a Beroiz por 22-13 y a Urrutikoetxea por 22-16. Irujo y Olaizola II, Juan y Aimar están marcando una época en la pelota. Si bien ya se escuchan opiniones sobre un cambio generacional ante el empuje de pelotaris más jóvenes que ellos ya entrados en la treintena, lo cierto es que a día de hoy uno de ellos disputará la final del Manomanista y el otro llegó a la final del Campeonato de Parejas, la competición que marca el día a día de la temporada y ocupa la mayor parte del tiempo, disputada precisamente contra su compañero de generación. Ambos jugaron, además, las dos últimas finales del Manomanista. Veremos qué pasa en el futuro.

Los aficionados que estamos lejos del Pais Vasco, tendremos que conformarnos con
ver la final por internet mediante la web de la televisión autonómica vasca eitb.com, el domingo a partir de las 17:00 horas. Desde que el actual gobierno decidió suprimir canales de la TDT, Nitro entre ellos, nos hemos quedado sin la posibilidad de ver los partidos en directo que nos ofrecía el equipo de Frontón TV liderado por Josetxo Lizartza, siempre acompañado de Jokin Errasti en los comentarios. A cambio se pueden ver en directo a través del portal atresmedia player los sábados por la tarde o los domingos por la mañana en diferido por la Sexta. Quizá se gana difusión al ser trasmitidos los partidos en un gran canal generalista, pero se pierde el aliciente de verlo en directo a través de la televisión, que llega a todas partes.

En Madrid, según se ha comentado en este programa, el frontón del polideportivo de La Elipa será reformado para poder celebrar en él partidos profesionales. Ojalá sea pronto. Mientras tanto, para finalizar, me van a permitir un grito que damos muchos madrileños: ¡Salvemos el Beti Jai!





martes, 24 de junio de 2014

Y ahora, ¿con quién vamos?


Ésta, querido lector, era la pregunta que los aficionados al fútbol españoles nos formulábamos invariablemente cada dos años, al ser eliminada nuestra selección en los mundiales o en los europeos, hasta que llegó la época triunfal que acaba de terminar. En el campeonato continental era más difícil escoger a alguna selección extranjera ya que de tanta derrota había muchas cuentas pendientes repartidas entre las selecciones rivales. En los mundiales, decidirse es más sencillo.
                                                                                  

En Brasil 2014, la limpia de equipos europeos en la primera ronda está siendo importante: Grecia, Portugal, Rusia y Suiza tienen posibilidades unos más que otros pero Italia, Inglaterra, Croacia, Bosnia y por supuesto España ya están en casa de vacaciones. ¿Entonces, con quién vamos?

Siempre los
equipos débiles, en principio, y que dan la campanada suelen contar con muchas simpatías, es el caso, claro está, de Costa Rica, pero su escasa tradición futbolera hace pensar que no pasará de octavos de final, ¿quién sabe? Por otro lado está México, país siempre generoso con los españoles y con históricos jugadores aztecas en nuestra Liga, mmmmmm, gana papeletas. ¿Argentina? sí puede ser; Uruguay también y además cuenta con el plus psicológico del histórico maracanazo, ¿se imaginan que se repitiera? Chile, tiene opciones de ser la elegida aunque es causante de nuestra eliminación. Realmente no sé por qué el público brasileño se ha mostrado tan claramente hostil hacia nosotros, creo que no hemos hecho nada en particular para merecerlo, por todo ello y por el antipático de Scolari, no apoyaré a Brasil.

De los europeos tenemos a
Holanda, principal causante del desaguisado español, bueno, prefiero esto a perder una final de un mundial, no les apoyaré por la vuelta olímpica que dieron después de ganar a España, muy presuntuoso. Está Francia, la multicultural y étnica selección gala, muy poco chovinista y con algún hispano por ahí, me gusta, además del madridista Benzemá, anárquico delantero capaz de maravillar con sus goles a la vez de exasperar por su falta de actitud.

Hay muchas opciones, habrá que esperar a que se
perfilen los octavos de final. El Mundial es cada cuatro años, hecho que lo hace excepcional, no en vano los futboleros calculamos nuestra edad a cuatro años vista y no estando ya nuestro equipo, nos permitimos ciertas licencias chaqueteras, muy modestas y de paso, nada definitivo, simplemente por darle vidilla a una ocasión irrepetible. Y usted amable lector ¿con quién va?



domingo, 22 de junio de 2014

Carlos do Carmo, sábado 21 de junio en los Teatros del Canal


Ya he comentado aquí mi primera aproximación al fado, por tanto, me considero un aficionado que sólo empieza a descubrir la enormidad del género musical portugués, al que como casi todo lo referente al país vecino, damos la espalda, gran equivocación. Aun así, me voy a atrever a escribir este post sobre una de las leyendas del fado y sobre el concierto suyo al que asistí el pasado sábado en los Teatros del Canal.
                                                           
                              Carlos do Carmo

El recital de
Carlos do Carmo, de 74 años, formaba parte del Festival de Fado que se ha estado celebrando este mes en los nuevos teatros de la calle de Cea Bermúdez. El escenario de la Sala Roja apenas tenía una sobria iluminación y lo imprescindible para que la guitarra portuguesa, la viola de fado y el bajo acústico pudieran sonar, nada más. Al comenzar el recital, cualquiera se puede dar cuenta de que Carlos do Carmo está tocado por ése aura que rodea a las leyendas del arte: extremada educación; amabilidad además de actitud, mucha actitud con el público y máximo respeto para los músicos que le acompañan. Las ínfulas y los egos desmedidos quedan para los mediocres, como debe ser.

Luego de interpretar los primeros temas,
poemas musicalizados de entre otros Saramago, Carlos do Carmo dio paso a jóvenes fadistas con el que ha grabado el disco Fado é Amor: Marco Rodríguez, Cristina Branco y Raquel Tavares. Do Carmo tuvo la generosidad de, una vez interpretado un fado a dúo con ellos, abandonó el escenario dejando a los jóvenes que se luzcan y bien que lo hicieron.

El recital continuó agradeciendo el genial portugués la asistencia del público, consciente de que
competía contra numerosas actuaciones gratuitas que se celebraban el sábado en Madrid al ser el Día de la Música. La intensidad del concierto subió todavía un poco más al aparecer en el escenario Antonio Serrano, intérprete de armónica quien ha compartido escenario con, entre otros, el tristemente desaparecido Paco de Lucía. Conmovedores y sorprendentes fados interpretaron los dos juntos.

Carlos do Carmo también pidió la colaboración del público para cantar con él, explicó a la perfección cómo se pronuncia la palabra portuguesa sssstendida para los que, desgraciadamente, ignoramos la lengua de Pessoa, para llevar a cabo una interpretación coral de Lisboa menina e moça. La edad media del público era bastante elevada, así que en los primeros ensayos del coro de este fado la cosa quedó como un tímido estribillo de misa dominical, así que do Carmo animó con varios força para animar al respetable a subir el tono. Después de varios ensayos, la interpretación terminó cuajando, poniendo a todo el público de pie.

El concierto terminó con un bis que
Carlos do Carmo renunció a interpretar con el micro, se puso al borde del escenario y cantó a capella el último fado poniendo el vello de punta al respetable. Fue una hora y media intensa en emociones, música y arte, mucho arte. Escuchen a Carlos do Carmo, hagan caso al fado amigos, no les defraudarán.





jueves, 19 de junio de 2014

Tras el desastre, gratitud eterna a esta selección


El miércoles se consumó el desastre de la selección española de fútbol, no por la temprana eliminación en sí, estas cosas pueden pasar: un par de resultados ajustados, un goal average en contra o simplemente un mal día te puede dejar fuera. El desastre ha venido por la forma en que se ha producido.

El equipo español
ha estado desconocido, en el aspecto físico los jugadores estaban como muertos, todas las decisiones de juego han sido erróneas y peligrosas, el centro del campo ha estado desaparecido, los delanteros apenas rascaban bola y cuando la tocaban, no han tenido sensación de peligro nunca. La defensa, particularmente, ha estado desastrosa, blanda, sin velocidad, despistados en la marca. El balance de goles lo dice todo: un sólo gol a favor, siete en contra en sólo dos partidos. Se salvarían de la quema Iniesta y Silva, los únicos que dieron la sensación de hacer algo o por lo menos intentarlo.

                                                         
                              www.sefutbol.com

¿Cómo vive un partido como éste un hincha de fútbol? Pues en mi caso se comienza a ver el partido con esperanza por una buena reacción, enseguida se ve que no va a ser el día pero mientras el resultado no se moviera del 0-0 inicial, cabe esperar el milagro. La situación se va agravando y a medida de que esto va pasando uno se va hundiendo en el sofá progresivamente. Poco después de empezar la segunda parte, cualquiera se podía dar cuenta de que aunque el partido durase tres días España no iba a meter un gol ni a tiros.


Una vez llegados a esta situación, ante un desastre irremediable, lo que yo hice fue
abrir el mejor vino que tenía en casa, me serví una copa y brindé por esta generación de jugadores que tantas alegrías me ha dado y que estaba a punto de decir adiós. Como he comentado en el post anterior a éste, nadie ha ganado Eurocopa, Mundial y Eurocopa en una tacada, ni la siempre temible Alemania, ni la siempre competitiva Italia, ni la genial Francia, nadie salvo esta generación de futbolistas españoles lo ha conseguido. Muchos jugaron el miércoles, seguramente, su último partido con la selección, alguno seguirá, no sé qué hará el seleccionador. Lo que no negará nadie es que este equipo no se merecía este final tan triste, ni de lejos. Nos quedará el recuerdo de Viena, Johannesburgo y Kiev, para siempre.





miércoles, 18 de junio de 2014

Después del desastre, hay vida


Hoy vuelve a jugar España después del grave descalabro del viernes pasado, no por la derrota en sí misma sino por la forma, inadmisible para el actual campeón del mundo. Está más que comprobado en el fútbol profesional que si no sales al césped con la actitud y las ganas necesarias, te pintan la cara, te llames como te llames.

El estadio era el mismo para los dos equipos, el calor y el alto porcentaje de humedad también, nada hubo que reprochar al árbitro... mejor no buscar excusas, en la segunda mitad nos pasaron por encima. La única duda es si se hubiera materializado el 2-0 en aquella ocasión tan clara que precedió al empate a uno.

                                                             


Pero las cosas en el fútbol
no son como empiezan, son como acaban. Este grupo de jugadores ha conseguido lo que ninguna selección europea, ninguna: ni la Alemania de Beckenbauer ni la de Mathäus, Brehme, Klinsmann, ni la Francia de Zidane, ni la Italia de Zoff, Rossi, Tardelli, ni la de Cannavaro, Pirlo, Maldini, ni por supuesto, la Holanda de Cruyff ni la de Robben.

España es un país cainita, ya lo sabemos. Lo conseguido por esta selección hubiera sido
motivo de constante admiración y homenaje en otros lares, como por ejemplo Inglaterra, el amor que tienen los británicos por sus cosas, ya se sabe. Aquí, ya hemos visto desde el viernes por la noche, la pira ya estaba en marcha aun cuando quedan dos partidos. Las posibilidades de clasificación han disminuido, pero no es imposible. Además, visto el resultado del martes por la tarde, se puede dar el caso de que la exultante Holanda, con su vuelta olímpica incluida después de haber ganado sólo un partido, se tenga que enfrentar a Brasil, mientras España si quedara segunda haga lo propio con Croacia o México. Así que por lo menos, un poco de respeto y confianza en aquellos que nos han dado tanto.

Mención aparte merece el seleccionador
Vicente del Bosque. Algunos argumentan que tras su bonhomía y humildad se esconde un estómago agradecido, un suertudo que oculta su ignorancia futbolística en una generación excepcional de jugadores. Entonces 10 años de jugador en la primera plantilla del Real Madrid, otros catorce de director de la Ciudad Deportiva y cuatro como primer entrenador del Real Madrid, donde ganó dos Ligas y dos Copas de Europa (una de ellas con Míchel Salgado, Karanka, Ivan Campo, Raúl y Morientes de titulares, conviene no olvidar esto, los galácticos vinieron después) no sirven para nada, bueno sí, para ganarse un despido en un pasillo después de ganar una Liga y más de 30 años de servicio al Madrid. Más o menos como Bill Shankly o Bob Paisley en Liverpool.

Que
la lista de mundialistas es mejorable, es posible, hay muchas verdades a este respecto, pero hoy no van a jugar ni Negredo, ni Gabi, nadie que no esté en la selección va a jugar mañana. Tengamos un poco de fe y de espíritu, este grupo se lo ha ganado. Si toca perder y volver a casa, que sea con la cabeza bien alta, no como el viernes. Y con la misma deportividad que el otro día. Un equipo de leyenda no se merece otra cosa.




Se ha producido un error en este gadget.