Portada 3

Portada 3

martes, 27 de mayo de 2014

I need a Dodge! Joe Strummer on the run


Muchas veces en las redes sociales te encuentras con buenas historias que merecen la pena. Esta vez se trata del documental que Nick Hall está dirigiendo sobre el destino del coche de Joe Strummer en España. Ya había oído hablar del coche de Strummer en nuestro país, no sé si en el libro de Sagrario Luna de la mítica colección Rock Pop de la editorial Cátedra o en algún reportaje de una revista especializada.

                                                        


Cuando ya se hizo con uno,
estando de marcha por Madrid, Joe Strummer dejó su Dodge en un aparcamiento del centro de la ciudad y cuando quiso recogerlo, no se acordaba en qué garaje se encontraba. Todo esto sucedió en 1986, cuando The Clash acababa de disolverse un año atrás y Strummer decidió pasar largas temporadas en nuestro país para decidir qué camino seguir en adelante. Durante este periodo produjo un disco al histórico grupo 091 de Granada aparte de entablar numerosas amistades con músicos españoles.

Ya en los años 90,
Joe Strummer concedió una entrevista a Radio3 dónde explica su olvido y pide ayuda a los oyentes para recuperar su coche. A partir de ahí, Nick Hall tira del hilo con la intención de encontrar el coche. El documental incluye entrevistas con los hermanos Auserón, con José Antonio García, José Ignacio Lapido, Antonio Arias, Tacho González, Richard Dudanski -amigo de Joe Strummer y batería de los 101'ers, formación musical de la que Mick Jones y Paul Simonon reclutaron al cantante inglés-, Jesús Arias...

A través de la página web del documental, donde se puede ver el trailer,
Nick Hall pide ayuda económica para terminarlo a través de crowdfunding. Hay participaciones para cualquier bolsillo. Quien esto escribe ha colaborado modestamente, qué menos que ayudar a sacar adelante una historia relativa a alguien que, sin duda, ha cambiado mi vida a través de sus canciones. Y más teniendo en cuenta que discurre en mi ciudad. Afortunadamente, parece que el documental está en sus últimos pasos de post producción, pero todavía queda mucho por hacer. Cualquier ayuda, por modesta que sea, será bienvenida. I need a Dodge! Joe Strummer on the run, de Nick Hall, mucha suerte.





lunes, 26 de mayo de 2014

Una final dramática y heroica


Tremenda final de la Copa de Europa la vivida el sábado en Lisboa. No es que fuera un partido brillante donde se desplegara un buen fútbol. Aun así, aquel aficionado que no tuviera una implicación emocional directa, seguramente la disfrutaría por la emoción y por cómo se desarrollaron los acontecimientos.
El Real Madrid fue fiel a su historia: espíritu de superación, inconformismo ante la derrota y lucha hasta el último segundo.
El primero que
sale fortalecido con esta histórica victoria es Carlo Ancelotti. El entrenador italiano ha demostrado que es posible hacer bien las cosas con educación y respeto por todos. Con él al frente del primer equipo, el Real Madrid ha recuperado muchas cosas, como ésta.

                                                    
        

El primer jugador que pasa a otra dimensión no es otro que
Sergio Ramos, el central sevillano ha hecho una temporada tremenda, con un final realmente espectacular. Ángel Di María, al borde del traspaso al inicio de la temporada, ha retomado su pulso competitivo y ha reconquistado su puesto, en la final del sábado fue uno de los más activos a lo largo de todo el partido, uno de los mejores. Gareth Bale ya lleva dos goles trascendentales esta temporada que se supone es de adaptación, es de esperar que la temporada que viene vaya a más. Respecto a Cristiano, salta a la vista que no está al 100% y el sábado arriesgó como hay que hacer en una final, siempre es capaz de crear una ocasión de peligro de la nada, aun así, increíble temporada del delantero portugués, récord de goles en Copa de Europa y Bota de Oro.

Respecto al
Atlético, qué se puede decir. Un equipo que tiene un presupuesto cuatro veces inferior al Real Madrid ha hecho una temporada histórica. No entiendo a los que dicen que el fútbol debe cosas, más bien entiendo de oportunidades perdidas, porque nunca volverán, en todo caso habrá otras. Quizá el error de hacer jugar a Diego Costa pesó mucho en la prórroga al gastar un cambio tan pronto. Habrá que ver qué jugadores salen del equipo, pero jugadores tiene para seguir haciendo historia, en especial su capitán Gabi. Espectacular siempre, se bate el cobre todo el partido y tiene la inteligencia de jugar duro y que no le saquen tarjeta. Es el jugador que todos querríamos tener en nuestro equipo. Dura derrota, cruel y con demasiado castigo en el marcador. Eso sí, el orgullo intacto.

La Décima Copa de Europa ya está aquí. El sueño de lograrla es una realidad. Como he comentado en otras entradas, he visto en directo la 7ª y la 8ª y la ilusión sigue siendo la misma desde que era niño. El sábado, con el gol de Ramos, vi pasar mi vida por delante de mis ojos. Fue tal la tensión vivida que tuve un dolor de cabeza de tomo y lomo durante toda la noche. ¿Valió la pena? Por supuesto. Esto no tiene cura y es para siempre.





viernes, 23 de mayo de 2014

Ha llegado el día, mañana es la gran final de la Copa de Europa


Mañana se acabará esta angustia que atenaza y encoje a los aficionados. En un caso se transformará en inmensa alegría y en el otro en una tristeza absoluta. A pie de calle se ven opiniones de todo tipo, desde los muy optimistas, da igual el bando que sea, que piensan en una victoria holgada, que si goleadas, dar puntillas, algo fácil y que hará el pasar de los minutos del partido algo así como estar dando un paseo por el Parque del Retiro. Es una de las posibilidades, se puede dar perfectamente en un lado u otro. Yo pienso que el resultado será muy ajustado, que el partido será trabado, incluso es muy posible una prórroga... Veremos qué pasa al final.

                                                           
                              +federacionespañolafútbol

Estos días, me vino el pensamiento de cuántas veces, cuando era niño, nos quedamos -los equipos españoles-
a las puertas de ganar la Copa de Europa. Desde el sexto entorchado europeo del Real Madrid en 1966, tuvieron que pasar 8 años hasta que el Atleti perdiera esa final contra el Bayern de Múnich. De ahí 7 años más hasta la desgraciada final de París de 1981 del Madrid contra el Liverpool, Alan Kennedy ya saben. Cinco años más tuvieron que pasar hasta que el Barça se estrelló, con todo a favor, contra el Steaua de Bucarest. Luego llegó la Quinta del Buitre, con ellos el PSV y el Milan.


Hasta los
años 90 no volvió la Copa de Europa a España y varias veces, lo mismo que en el siglo XXI. Confieso que he estado en la 7ª y la 8ª, confieso del mismo modo haber sido muy feliz estos dos días en Ámsterdam y París. He de reconocer también que me gasté el dinero que no tenía y el que tenía también, era joven, soltero y con otras prioridades vitales. En esta ocasión, la final de Lisboa, pensé seriamente en participar o no en el sorteo de entradas dado el dineral que hay que gastar y la paliza física de un viaje de 1.200 kms en dos días, pero el sentimiento es más fuerte que la lógica. Me apunté, pero para bien y para mal, no me ha tocado.

Aquellos a los que no les gusta el fútbol asistirán a toda esta invasión informativa y mediática con hartazgo. Lo entiendo. Si alguno de los que piensan así leyera este post, me gustaría razonarles que el fútbol es, dentro de las cosas que no tienen importancia, la que más tiene. Que es un sentimiento muy noble, algo loco y pasional. Además en estos tiempos duros que corren, el fútbol ayuda a llevar las penas y a distraer las preocupaciones, aunque sólo sea por 90 minutos. Los futboleros deseamos que los nuestros lo den todo, que estén a la altura de los valores, sí, que representan sus camisetas. Y si al final resulta que el rival es mejor, pues a felicitarle y a otra cosa. Los afortunados que viajen mañana, que tengan cuidado en la carretera, que Lisboa sea una fiesta y reine la paz. Ah y que gane el Real Madrid, por favor.


miércoles, 21 de mayo de 2014

Grupo Salvaje, de Manuel Jabois


Grupo Salvaje es un librito que forma parte de la colección Hooligans Ilustrados, editada por Libros del K.O. Que mejor que dedicarse a la lectura para calmar la ansiedad futbolera que nos espera a los implicados en la inminente final de la Copa de Europa. Como ya he contado en un reciente post, esta sensación de angustia que padecemos los futboleros, no está pagada. Pero bueno, es lo que hay.

                                                       


El libro
cuenta las andaduras madridistas de Jabois desde su Galicia natal hasta la madurez, si es que los aficionados al fútbol la alcanzamos alguna vez. Él vivió el final de las 5 Ligas de la Quinta del Buitre y comenzó a sentir el descenso a los infiernos que supusieron las Ligas de Tenerife. Lo cierto es que el buen aficionado se ve perfectamente reflejado en las anécdotas y costumbres que narra Jabois en el libro. Como toda historia relativa al fútbol, ésta tiene una buena dosis de nostalgia, encumbrada con frases solemnes como la que sigue: “Fui blanco sin condiciones, a tumba abierta, como salía Salguero de la cueva con el balón, la mirada gallarda y el pelo alborotado, derrumbando rivales con la camiseta por fuera como si escapara de la cama de una mujer casada”.

Los ritos del aficionado a la hora de vivir el partido también forma parte de Grupo Salvaje. Todos lo hacemos, yo mismo, cuando veo que me llaman ciertos amigos en vez de decir “Hola, ¿qué tal cómo estás?, qué alegría, etc...” lo cierto es que la conversación empieza, entre los dos a la vez con el archiconocido coro: oooooooeeeeeeee oeeeee oeeeeee oeeeeeeeeeeeeee ooooooooeeeeeeeeeeeeeeeeee ooooeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeee.También cuando uno de los dos cuenta que ha estado en un sarao, el otro pregunta invariablemente: ¿Alineaciones? para a continuación comenzar a enumerar a los presentes como los speakers de los estadios recitan los once iniciales, siendo jaleados los que apetece ver o mola que estén y abucheados los brasas, gafes e infraseres futbolísticos. Con otro de estos amigos la chaladura consiste en emular la celebración del los goles en los estadios ingleses al descolgar: “Yyyyeeeeeeeeeeeeeeessssssssssss”, o el fallo de un gol cantado: “oooooooooooooooouuuuuh” todo ello para regocijo de su pareja e incredulidad de la mía.

Otra de las identificaciones que se dan en el librito de Jabois, es la que mostramos los aficionados según nuestro jugador de preferencia. Él habla de un señor muy mayor que asistía impasible al mismo bar que el autor y sus amigos, hasta que una vez, se volvió loco con un gol de Gonzalo Higuaín. Consecuentemente, pasó a ser conocido como Fan de Higuaín. No quiero seguir contando más cosas porque el libro en sí es muy corto, apenas 60 páginas, editadas en un libro que cabe casi en cualquier bolsillo y con un tipo de letra cómoda. Es ideal para leer mientras se va en transporte público a trabajar o mientras cruza su ciudad para ir al cine. Así lo he hecho yo unas cuatro veces ya y en cada ocasión me he reído y sentido identificado tanto como la primera. Grupo Salvaje, de Manuel Jabois, hasta la portada entra por los ojos del buen aficionado. No se lo pierdan.




domingo, 18 de mayo de 2014

Himnos losers, 4ªparte


Comenzamos la cuarta entrega de esta serie con, ni más ni menos, Leonard Cohen y su hitazo I'm your man. Tremenda canción que da nombre al álbum publicado en 1988. La letra habla de un hombre suplicando por un amor, como sea, donde sea, lo que quiera se lo daré, lo que necesite se lo conseguiré. Con esta actitud es muy probable que se consiga lo que se busca, pero también puede ocultar una actitud manifiesta de pagafantas. Si usted tiene la posibilidad de ver en directo a Leonard Cohen, no lo dude. Eso sí, si el concierto forma parte de una cita, guárdese de estar en las primeras filas, es muy probable que el señor Cohen, con su extremada educación, su voz grave y profunda, ayudado de sus maravillosas y emotivas canciones le quite el ligue. Si quisiera hacerlo, no le costaría nada. Y lo sabemos.

                                                        
                              mashable.com

 The Big Lie de Gigolo Aunts. Canción pop de libro la que se marcan Gigolo Aunts en el disco Minor Chords and Major Themes de 1999. Si bien podría ser la sintonía de cualquier tele serie tipo Friends con ese arreglo
chicle pop que se escucha acompañando a las potentes guitarras, lo cierto es que este tema viene a este post por su estribillo:
And you see
Everything you think I might be
Everything that you could want
Everything you've never had
Anything that you could need
Is something I could never be


No hace falta ser un especialista en la lengua de Shakespeare para adivinar el espíritu loser de esta canción. Aun así, muy buena, pop de libro como decíamos, temática amorosa con estribillo coreable y pegadizo. Bien por ellos.

Going Nowhere, por Therapy? Endurecemos el discurso y las guitarras, afilamos las perillas, un poco de gomina en el pelo y nos ponemos chaquetas de cuero. Los norirlandeses Therapy? lanzaron Troublegum en 1994, con un tono metalero que encajaba con el grunge de Nirvana y Soundgarden.
Gritas al mundo que nunca cambiarás/ pero es lo que tienes dentro lo que debes reorganizar... Más o menos es la traducción de unos de sus versos, loser, loser...

Dancing with myself, de Generation X. Billy Idol canta, como si no hubiera un mañana, bailando conmigo mismo, que no es otra cosa que lo que hacen los losers en todo tipo de saraos, fiestas, reuniones sociales en general. Menos mal que la canción es todo un temazo, mítico.

¿Quién no ha sido un loser a lo largo de su vida? Todas estas maravillosas canciones ayudan a soportar la pena y alimentan el espíritu, sin ningún género de dudas. Y usted amable lector ¿tiene algún himno loser que quiera compartir?




viernes, 16 de mayo de 2014

Be Kind Rewind (Rebobine, por favor)


Los que ya vamos teniendo una cierta edad, recordamos esta amable petición que incluía las carátulas de las cintas que alquilábamos en los video clubs, bajo riesgo de bronca del regente del negocio de préstamo de cintas en caso de no haberlo hecho a la hora de devolverlas. Había pasado el suficiente tiempo desde la última vez que vi esta película, con lo cual muchos detalles se me habían borrado de la memoria, así que decidí volver a verla ayer por la noche.

                                                     

Be Kind Rewind es la historia de un pequeño video club en Passaic, Nueva Jersey, que resiste, a finales de la primera década del siglo XXI, alquilando películas... en cintas VHS. Lo regenta el señor Fletcher (Danny Glover) ayudado por Mike (Mos Def). Jerry (Jack Black) amigo de Mike, vive apenas a unos metros del video club en una auto caravana destartalada que está aparcada al lado de una central eléctrica y pasa demasiado tiempo en el negocio del señor Fletcher, para su disgusto.

Una vez presentados los personajes, el primer giro de acción viene provocado por
las chaladuras de Jerry: cree que el gobierno, el FBI y la CIA intentan acabar con él mediante la central eléctrica, así que decide un hilarante ataque a la misma para sabotearla. El resultado es que queda magnetizado previa fuerte descarga eléctrica, así, mientras se queda pegado con cualquier cosa metálica que se encuentra a su paso, al entrar en el video club y pasear entre sus estanterías, borra todas las películas. Entre tanto, el señor Fletcher está intentando salvar su negocio y el edificio donde se ubica, el mismo lugar en el que se supone nació su héroe, el músico de jazz Fats Waller. Mike y Jerry intentan hacer sus particulares remakes de históricas películas para poder volver a alquilarlas, bajo un presupuesto de cero dólares pero con mucha ilusión e imaginación: son las versiones suecadas.

Quien se haya enfrentado a un
montaje audiovisual lineal, es decir, en cinta magnética, se reirá tanto como yo lo he hecho con esta película. Si bien la primera parte se encuadra en la comedia, los dos actos posteriores desprenden, además de lo anterior, ternura a raudales, nostalgia, imaginación, valores y talento. Be Kind Rewind es una muestra más de lo que puede hacer Michel Gondry cuando se tiene una buena historia entre manos. El director de Eternal Sunshine of the Spotless Mind crea de nuevo un universo tan singular como original. ¿Quién no querría ser uno de los personajes de sus películas?

Si no han visto
Be Kind Rewind, véanla. No se pierdan los extras que ofrece el DVD (se estrenó en 2008), merecen la pena. Además de todo lo reseñado anteriormente, tiene unos diálogos realmente buenos, una música excelente y unos secundarios míticos. Y si la ven en VHS, ya saben.


martes, 13 de mayo de 2014

¿Nadie quiere ganar la Liga esta temporada?


Estimados lectores, imaginen por un momento este diálogo entre un hincha colchonero, uno culé y por último, un merengue:

-Mira, ganad vosotros la Liga que a mí me da la risa...
-No, venga, gánala tú que yo ya la he ganado recientemente...
-No, no, no, lo mejor es que perdamos nosotros hoy para que así uno de vosotros pueda ganarla...

¿Sorprendente, no? Más o menos,
es lo que ha ocurrido en las últimas jornadas con los tres primeros clasificados, parece que nadie quiere ganar la Liga. Veamos equipo por equipo.

                                                     
                                     20minutos.es

El Atleti, equipo con una plantilla más justa y un presupuesto sensiblemente menor que el de los otros dos implicados en la lucha por el campeonato quizá es el equipo que tiene un mayor mérito para ganar la Liga por la temporada que está realizando. Semifinalista en la Copa del Rey, increíble finalista de la Copa de Europa y candidato número uno para ganar la Liga (le valen dos resultados de los tres posibles) se enfrenta a una terrible paradoja: en una semana puede culminar la mejor temporada de su historia ganando Liga y Copa de Europa o por el contrario, no ganar nada de nada.

El Barça. Después de una temporada con demasiados vaivenes institucionales y de sufrir el golpe moral del fallecimiento de Tito Vilanova, se ve en una situación inesperada. Hace unos quince días, ellos mismos se auto descartaban para ganar la Liga, el propio entrenador se despidió a sí mismo para la temporada que viene, pero merced a los nefastos e inesperados resultados de sus rivales madrileños, se ven desempeñando el papel del currante al que le han sacado de vacaciones porque en su trabajo le necesitan con urgencia. La sensación que da el Barça es que la temporada le ha quedado larga y se ha reincorporado de mala gana a la lucha. Buena prueba de todo esto es que fue incapaz de ganar al Elche, al que habría goleado sin piedad no hace mucho tiempo atrás.

El Real Madrid. Después de la goleada histórica ante el Bayern de Múnich en su propio estadio, al Madrid se le han fundido los plomos en el peor momento posible. Este mes de mayo que lleva el Real Madrid en la Liga recuerda al de hace diez años justos, cuando el equipo madridista, entrenado por aquel señor del glamour y la modernidad que es Carlos Queiroz (la culpa no fue suya, sino de quién dijo éso de él), dejó escapar una ventaja de ocho puntos ante el Valencia para encadenar una serie de derrotas lamentable, incluida la de la Nueva Condomina. Estas cosas pueden pasar, lo más triste de todo es haber visto una falta de actitud casi total en la plantilla. Visto las flaquezas de los rivales, a poco que el Real Madrid hubiera estado con la firmeza que le ha caracterizado durante casi toda la temporada, habría ganado la Liga sin lugar a dudas. Queda la final de Lisboa, confiemos en que la cercanía de la tan ansiada Décima Copa de Europa haya nublado un poco las mentes de la plantilla.

En apenas unos diez días todo habrá acabado. Veremos qué pasa, todos han hecho méritos para ganar todo, por eso están en la situación que están.
Que la Liga la gane el mejor, que yo creo que ha sido el Atleti y que la Copa de Europa la gane también el mejor que ése ha sido el Real Madrid. San Francisco Gento, San Alfredo di Stefano, San Pancho Puskas, Arcángel Santillana... haced el favor.




Se ha producido un error en este gadget.