Portada 3

Portada 3

domingo, 30 de marzo de 2014

Track Dogs, una buena pista a seguir


Track Dogs son una banda que llevan mucho tiempo por el circuito de salas de conciertos de Madrid en particular y de España en general. Aparte de cosechar una buena legión de seguidores gracias a estos conciertos, el grupo anteriormente conocido como The Garret Wall Band ha saltado el charco para tocar en el SXSW de 2013 y gira de forma habitual en Irlanda, de donde son naturales el propio Garret Wall, cantante y guitarrista y Dave Mooney; Howard Brown (GB) y Robbie K Jones (EEUU) completan el cuarteto.

                                                           


¿Qué tipo de música hacen
Track Dogs? Hummmm... La principal particularidad de este grupo es la instrumentación que usan para crear su espacio sonoro: guitarras eléctricas y acústicas, trompeta, bajo y como percusión, un cajón. También se oyen banjos, pianos y violines enriqueciendo el estilo del grupo. Pop, folk, rock, bluegrass, country, rag time... aquel que escuche a Track Dogs caerá en la cuenta de que pocos grupos se parecen a ellos.

La discografía de
Garret Wall y sus muchachos cuenta de momento con dos álbumes: All Roads publicado en 2013 y el homónimo Track Dogs en 2012. Además han publicado los EP's Show me the sun, Dust Devil, Rainbow y el último recién sacado a la luz este mismo año: La Banda. En todos ellos se mezclan canciones de los LP's con otras no incluídas en los mismos. También cuentan con singles: Find my second home, How Christmas was meant to be y Move a mountain.

                                                     


Muchas son las canciones que reflejan el talento de
Track Dogs, sus discos son generosos en este sentido: Fooled You Once (hey ay oh), La Banda, Dust Devil, Getting Wiser destacan del disco All Roads. La optimista Show Me The Sun, abre el primer largo, Going Through The Mountains, More about to say, The Wrong Man, Find My Second Home destacan un poco sobre el resto del cancionero de este primer álbum, pero hay una canción que sobresale sobre todas ellas, un gran tema: Raise Your Head.

Ver a los
Track Dogs en directo es toda una experiencia; musical sobre todo. Y también de actitud. Dialogan con el público, bromean en perfecto castellano y además tocan, tocan, tocan y tocan. Se dejan la piel en el escenario, porque músicos los hay a cientos, pero buenos y con la actitud necesaria, no tantos. Estén atentos a las programaciones de las salas de los conciertos ya que los Track Dogs están frecuentemente por los escenarios. No se los pierdan.



miércoles, 26 de marzo de 2014

Las injusticias arbitrales, la vida después del Clásico


Dos días después todavía continúan los dimes y diretes sobre la actuación de Undiano Mallenco en el pasado Real Madrid-Barcelona. Los árbitros son usados como arma arrojadiza generalmente por los perdedores, son el justificante favorito para ocultar las carencias de los derrotados. Hoy mismo no sé qué ha dicho Ancelotti y luego le ha respondido Simeone, al mismo tiempo que el colectivo arbitral se plantea denunciar a Ramos y Ronaldo por sus declaraciones. ¡Qué pereza da todo esto!

                                                     

Lejos de querer entrar a valorar los aciertos o errores del trencilla, para eso hay cientos de artículos en la prensa deportiva o debates televisivos que lo habrán hecho ya, vamos a intentar ponernos en el lugar del árbitro, aunque sólo sea por unos momentos. Imagínese usted, amable lector, que se enfrenta a 22 jugadores que están dispuestos a engañarle los 90 minutos que dura el partido, cómo se sentiría usted ante todo un estadio lleno por decenas de miles de personas acordándose a la vez de su familia a voz en grito. Y todo esto con la exigencia de tener que tomar la decisión correcta en décimas de segundo, con la sola ayuda de los auxiliares, ya saben, dos linieres en los laterales del campo de juego y uno en los banquillos, aunque éste todavía no está debidamente justificado lo que hace. Para eso se le paga un buen dinero y, además, nadie le ha obligado a ser árbitro. Si usted piensa esto último, espero que nunca sea mi jefe. Si por el mero hecho de pagar un sueldo a un trabajador se le exige a cambio la perfección más absoluta en su labor, bajo una presión inmediata que pocos llegan a aguantar, conmigo no cuenten. ¿Se aplica alguien en la vida laboral la misma exigencia que se le piden a los árbitros?

Lo más chocante del caso es que
las ayudas tecnológicas que facilitarían el arbitraje no se terminan de aplicar por no sé qué santa tradición futbolera, por una supuesta discriminación entre el fútbol que se juega en los países con ligas potentes económicamente hablando y las menos pudientes, como si éstas no existieran ya. Con todas las cámaras que se colocan hoy en día en las transmisiones televisivas y la Alta Definición de las imágenes puestas a disposición de un árbitro, se acabaría con un gran porcentaje de las injusticias que azotan a los equipos de fútbol y sus aficiones. Y aun así, algunas jugadas tampoco quedarán claras.

A veces me pregunto
por qué el fútbol no observa otras actitudes, como las del rugby. Este deporte hermano, con la misma raíz, es un juego de contacto brutal, los dos XV se sacuden de lo lindo, pero cuando suena el silbato del árbitro -que además lleva micrófono para que telespectadores y los que lo ven en directo escuchen las razones de sus decisiones- nadie protesta, nadie reclama, el juego continúa sin más. Seguramente la respuesta sea porque, claro, el fútbol es un deporte, no un espectáculo ¿verdad?

¿Y tanto cabreo para qué? En el caso del
Real Madrid, no veo el drama por ningún lado: es colíder con el Atleti y está un punto por delante del tercer clasificado, el Barça. Le quedan 9 partidos de los cuales 5 los va a jugar en su estadio y rizando el rizo, si se llega a esta situación a la última jornada, Atleti y Barça juegan entre sí, con lo que cualquier resultado puede darse. En vez de quejarse tanto, el Real Madrid, debería preguntarse por qué Ronaldo estuvo desconocido, por qué Xabi Alonso hizo el peor partido que se le recuerda, por qué Gareth Bale fue prácticamente un cero a la izquierda... En fin, el que esté libre de haber dicho: “alguien quiere que no ganemos la Liga”, que tire el primer penalty.



lunes, 24 de marzo de 2014

My Yellowstone hacen folk, country, rock... y del bueno


Como ya comenté hace unos cuantos post, uno de los placeres que tenemos los melómanos es seguir una pista, tirar del hilo y descubrir nuevos grupos que alimenten el espíritu. Esto es lo que me ha pasado con My Yellowstone.

                                                           

Este grupo está formado por Dani Kussa -voz, armónica, megáfono y percusión- y FJ Curra guitarra acústica, eléctrica y coros. Ellos son también los compositores del disco Here &Now, editado en 2013. Este álbum es su segundo trabajo después del EP Some Miracles lanzado en 2012.Here & Now contiene 8 canciones, pero lejos de resultar corto en el tiempo, sus baladas y canciones que tocan desde el folk al country, pasando por el rock & roll y el blues, logran un sonido profundo que llega muy dentro de aquellos que las escuchan. Dicen estar influenciados por Ryan Adams, también se aprecian trazos de Quique González, ecos de Long Ryders y del Springsteen de armónica, guitarra y piano.

La primera canción de
Here & Now, Dog in a circus es toda una declaración de intenciones. Hay en las canciones de My Yellowstone unas características muy claras: unos estribillos muy elaborados, coreables, bien compuestos, unas letras acomodadas a la perfección a la música. Dog in a circus no es una excepción a todo esto. Horses es el segundo corte, tema cortado por el patrón del country más ortodoxo.

Hey Honey! es todo un himno,
puro rock, merece la pena subir el volumen o ajustarse bien los auriculares para escuchar bien los matices sonoros de este tema, todo suena a la perfección, bien mezclado, resultando una canción redonda. Si The Distance y These Tears son dos de las baladas que contiene el disco -con las que rozan el pop con toques de blues- Sweet Solution es la balada, piano, voz y violonchelo, no necesita nada más, sólo que la escuchen. Tambourine es una canción que irradia optimismo, tiene un ligero toque épico en su música que recuerda a los grandes temas de Buffalo Tom. Come Home es el cierre del álbum, recupera un tono más tranquilo para la despedida.

                                                              

My Yellowstone suenan muy bien, hacen buena música. Atentos los ambientadores musicales, editores de bandas musicales para cine por que estas canciones son el perfecto acompañamiento para películas, documentales, historias basadas en viajes, etc... Aprovechemos el momento para verles, su gira continúa. My Yellowstone están llamados a hacer algo grande. Que así sea.


jueves, 20 de marzo de 2014

Ocho apellidos vascos, una buena comedia de enredo


Buena y entretenida comedia de Emilio Martínez-Lázaro con guión de Borja Cobeaga (director de Pagafantas) y Diego San José. En unos tiempos en que a la hora de tocar determinados temas en este país hay que cogérsela con papel de fumar, el equipo de Ocho apellidos vascos entra como elefante en una cacharrería en la temática, saliendo del trance airosos, quizá gracias a la experiencia de tantos años de Cobeaga en el mítico programa de la televisión autonómica vasca EiTB, Vaya Semanita. Por lo que se está viendo, además, con gran éxito de taquilla y público, muestra de que la gente está ávida de buenas historias y de pasar un buen rato viendo una película, que falta nos hace.

                                                             


El argumento es sencillo:
chico conoce a chica en Sevilla en una situación un tanto embarazosa, él (Rafa, un andaluz de pelo engominado, que no es otro que Dani Rovira) se enamora de ella (Amaia, una abertzale de reglamento interpretada por Clara Lago) y se dirige al pueblo del litoral guipuzcoano donde reside ella para intentar conquistarla. A partir de aquí, la película transcurre por los cánones de la comedia de enredo, a veces divertida, a veces muy divertida, apoyada siempre por unos brillantes diálogos, dejando auténticos puntos como este entre el padre de Amaia y el novio sevillano:
-
“Ese novio que tuviste del sur. (Dirigiéndose el padre a Amaia)
- ¿Del sur? (Pregunta Rafa)
- Sí hombre, de Vitoria” (Responde el padre)

Mención aparte merece el padre de Amaia, al que da vida
Karra Elejalde. Basado en tradicionales comportamientos y aumentados éstos con un grado más de humor, logran construir un personaje que muchos hemos conocido a poco que se haya frecuentado el País Vasco: esa nobleza, esa cabezonería, esos golpes en la espalda a modo de saludo que hacen que la caja torácica parezca un xilófono en vibración.

Carmen Machi completa el brillante elenco de protagonistas. Por poner un pero, se echa de menos un acento menos castellano por parte de Clara Lago, pero no pasa nada, en ningún momento ensombrece al personaje y por tanto a la película. Destacable también el breve papel de Aitor Mazo.

Ocho apellidos vascos, vayan a verla, pasarán un rato muy agradable, se reirán. Disfrutarán de la película, de los idílicos paisajes de la costa vasca y de Sevilla, claro.


miércoles, 19 de marzo de 2014

S.D. Eibar, evitemos una clamorosa injusticia


La S.D. Eibar tiene el récord de permanencia en la 2ª División, 18 temporadas consecutivas, en alguna de ellas incluso estuvo a punto de subir a Primera. El equipo guipuzcoano acumula más méritos: por sus alineaciones han pasado los campeones del mundo y de Europa Xabi Alonso y David Silva, el histórico Ciriaco Errasti -sí, el de Zamora, Ciriaco y Quincoces- José Eulogio Gárate, otros como Joseba Llorente, Iraizoz, Barkero... jugadores que allí se han formado y luego han defendido con honor las camisetas que han vestido. Además el equipo armero tiene esa ya desgraciadamente perdida costumbre de cobrar un abono simbólico a los menores de 16 años de tan solo 20 €, a los pensionistas 70 € y además ofrece un descuento del 40% a los desempleados que acrediten debidamente su condición.

                                                         


En
Canal + han realizado un reportaje en el que se explica lo que se llama el modelo Eibar de gestión de clubes que se pone de ejemplo en estos tiempos en que el despilfarro es moneda común. Este modelo es muy sencillo pero difícil de llevar a la práctica: el primer equipo se entrena en un campo de hierba artificial de reducido tamaño, el riego del campo de Ipurua lo hacen con agua que recogen de un arroyo subterráneo ahorrándose así el gasto de agua, el estadio carece de aparcamiento así que los jugadores deben aparcar sus coches en las inmediaciones del estadio, como uno más; el club lejos de emprender faraónicos fichajes, se nutre de cesiones y de jugadores locales. Cuando llega un jugador de fuera se le hace ver lo conveniente que es vivir en la misma localidad de sus aficionados, para que convivan con ellos dentro de la cotidianidad. Desgraciadamente este plan incluye medidas dolorosas, como la supresión del equipo filial y recortes de gastos superfluos, como viajar en avión. En consonancia con ellas, la directiva trabaja para el club sin cobrar un duro por ello. Todas estas medidas y este modo de vida del club ha logrado que la temporada pasada acabara con un superávit de 500.000 € estando en 2ªB, con el añadido de que no debe un céntimo ni a Hacienda, ni a la Seguridad Social, ni a los jugadores y empleados.

La injusticia viene porque al Eibar se le obliga a realizar una ampliación de capital de 1.724.272,95 € para cumplir con una ley hecha para frenar el desmán de los demás equipos. Si no cumple este requisito, será descendido administrativamente a 2ªB, a pesar de no deber un duro a nadie, repito. La masa social del Eibar se nutre de pensionistas, menores de 18 años, parados y trabajadores en precarias condiciones. Como ustedes pueden ver, no puede haber una ley más injusta: después de descender a 2ªB y volver a la 2ª División, el Eibar es líder en solitario por delante de equipos históricos como el Deportivo de La Coruña, el Real Zaragoza, Sporting de Gijón, Recreativo de Huelva, Mallorca, etc... lo conseguido a base de esfuerzo, sentido común, honradez y modestia, lo conseguido por méritos deportivos se puede ir al traste por una absurda ley que va a castigar a uno de los pocos equipos, si no el único, que puede presumir de no deber un duro a nadie.

La localidad guipuzcoana, fronteriza con Vizcaya, cuenta con 27.542 habitantes censados. Anteriormente
conocida por su industria: la armera, la famosa marca de máquinas de coser Alfa es de allí, las motocicletas Lambretta eran fabricadas en esta localidad, hoy es una víctima más de la crisis global que padecemos. El joven presidente del Eibar, Alex Aranzábal busca fórmulas imaginativas para captar pequeñas cantidades de dinero que permitan llegar a la cantidad necesaria. El que fuera alcalde de San Sebastián, Odón Elorza ha presentado en el Congreso de los Diputados, donde tiene escaño, una iniciativa para que la actual ley contemple una excepción para aquellos equipos que estén saneados económicamente, o por lo menos una moratoria generosa en tiempo para lograr esa cantidad de dinero.

                                                       
                              www.sdeibar.com

La fecha límite es el próximo
6 de agosto. Si el Eibar termina logrando el ascenso a Primera División pero se le niega en base a esa ley, se estaría creando una terrible, cruel e injusta paradoja: equipos endeudados hasta las cejas con las administraciones públicas, con jugadores y empleados, con vergonzosas operaciones urbanísticas en su historial, podrán jugar en la máxima competición mientras que al cumplidor con sus obligaciones -como debe ser, conviene subrayar esto- se le castiga con un descenso administrativo por no conseguir la dichosa ampliación de capital. Esperemos que impere el sentido común y la deportividad. Como en el Eibar.


Para escribir este post, he tomado datos del artículo de Eduardo Rodríguez Álvarez en el diario El País del 12-02-2014; del artículo de Mateo Guilabert Lopetegui en la Revista Popular de Eibar y del reportaje de Canal + El modelo Eibar.



Se ha producido un error en este gadget.