Portada 3

Portada 3

miércoles, 6 de septiembre de 2017

Twin Peaks, ¿final de la serie?


A lo largo del pasado lunes se fueron conociendo las reacciones que ha suscitado el final de la tercera temporada de Twin Peaks y como era de esperar, no ha dejado indiferente a nadie. Conviene aplaudir a David Lynch por su valentía a la hora de llevar o de continuar, mejor dicho, este proyecto 25 años después de haber acabado la 2ª temporada, habiendo dejando en 1992 un final abierto a diversas interpretaciones, pudiéndose considerar como un punto y final. Una vez dicho esto, y como se advierte en la presentación de este post en las redes sociales, a partir de aquí se va a comentar la serie con pelos y señales, advertidos quedan aquellos que tengan capítulos pendientes por ver.

El recuerdo que dejó la segunda temporada fue equívoco, una vez revisada en 2017, gana mucho. Los hechos que ocurren en Twin Peaks, según avanzan los 22 capítulos de los que consta, se van sucediendo a un ritmo espectacular. Se podía pensar que
la muerte de Lelan Palmer, el gran Ray Wise, concluía la historia, pero nada más lejos. A partir de ahí, nuevas tramas se fueron incorporado: un mundo paralelo, donde gobierna la rareza y la inquietud, extraños personajes que desvelan pistas llegando a la apoteosis final incluyendo asesinatos, explosiones, separaciones y posesiones diabólicas inesperadas, léase el cabezazo final del Dale Cooper contra el espejo mientras se ve reflejado en Bob, el asesino.Así pues, antes de asomarse a esta 3ª temporada, si se quiere seguir el hilo desde el principio y ubicar a todos los personajes, es obligatorio ver las anteriores temporadas y también la película Twin Peaks: fuego, camina conmigo.

La historia se retoma donde se quedó, el agente Cooper está sentado en su butaca, rodeado de cortinas rojas y con Laura Palmer susurrándole al oído 'ya dije que nos volveríamos a ver 25 años más tarde'. Después de semejante pistoletazo, nos adentramos en un mundo espeso, inquietante, violento, surrealista y con magníficas dosis de humor, algunas de ellas muy negras, como por ejemplo, el personaje del sicario. Lejos de centrarse la acción en la ciudad imaginaria del estado de Washington, las tramas se desarrollan en diversos escenarios: Las Vegas, Nueva York, incluso Buenos Aires tiene una pequeña aparición. Nos encontramos con numerosos personajes nuevos, que en su desarrollo podemos ubicar en las diversas tramas.
Fue todo un acierto no anunciar el reparto de cada episodio en los créditos iniciales, así no se perdía el elemento sorpresa cuando los actores de las temporadas de los años 90 aparecen. Algunos, como Dana Ashbrock, cuesta reconocerles por el paso del tiempo. A otros, sin embargo, da pavor verlos en esos rostros deformados por la cirugía plástica, qué diferencia con los dignamente envejecidos Ray Wise, Miguel Ferrer (tristemente desaparecido) y por qué no, David Lynch.

                                                           
                                                                                                                                                         


Ha habido
dos episodios que han sido particularmente comentados en esta nueva temporada: el tercero y el octavo. En el tercero, vemos el tránsito del agente Cooper del mundo extraño al mundo real, a través de un enchufe, encarnándose en Dougie Jones, un agente de seguros felizmente casado con Naomi Watts con quien tiene un hijo, Sonny Jim. Cooper no es ese joven agente de la ley caballeroso, atento y educado que vimos en los años 90. Aún fiel a su clásico traje negro, al café expreso y a la tarta de cerezas, parece alelado, torpe. Bien por casualidades bien por ayudas inesperadas, el falso Dougie va solventando todas y cada una de las papeletas que se le van presentando.

Por su parte, el episodio octavo ha sido el más detestado y a la vez más admirado de esta tercera entrega. Sin apenas diálogo, la acción transcurre a lo largo un
espectáculo visual difícil de ver en el cine y la televisión que explica la llegada del Mal, o al menos eso pareció darse a entender, de Killer Bob a la Tierra. Todos pudimos reconocer Cabeza borradora en este episodio. El lado onírico, surrealista, conceptual y extraño de David Lynch es liberado en 50 minutos. Hay que reconocerlo, dieron ganas de dejar de ver este capítulo a los pocos minutos, pero algo lo impedía. Quizá sea este otro de los grandes méritos de Lynch, ofrecer un relato de extremadamente difícil comprensión pero hipnótico y bello a su manera.

Tras una interminable persecución por parte de Albert Rosenfeld, Gordon Cole, la agente especial Tamara Preston y ¡oh, sorpresa! Diane, Mr C, el
doppelganger de Cooper, poseído por Bob, siniestro, frío y calculador, llegamos a la apoteosis final rescatando la principal trama de toda la serie: Laura Palmer, en apariencia, está viva. Lo cierto es que los minutos finales del episodio 18 dejan al espectador con cara de haber entendido poco, o más bien nada de lo que acaba de ocurrir. Quedan muchas cosas en el aire: ¿Laura Palmer está viva? ¿La que fue encontrada muerta era su doble también poseída por Bob? ¿La escena final ocurre en 1989 o en 2017? ¿Qué susurra de nuevo Palmer a Cooper al oído? ¿Qué papel juega definitivamente Diane, también fue víctima de BOB?

Todos estos interrogantes nos llevan irremediablemente a la cuestión definitiva: ¿habrá cuarta temporada? Mientras David Lynch -quien también firma el diseño de sonido- siga en este estado de buena forma, ojalá sea así.
Mientras los nuevos episodios sigan acabando con tan buena música (The Cactus Blossoms, Chromatics, Sharon Van Etten, Nine Inch Nails, entre otros), si Ray Wise, Kyle MacLachlan, Michael Horse siguen aquí, si David Duchovny y James Belushi (Tim Roth ya no podrá, aunque nunca se sabe) continúan, esperemos que haya nueva temporada. Mientras tanto, si ven de repente unas cortinas rojas, no entren, la belleza inquietante del mundo extraño, de la Habitación Roja, espera justo detrás.













domingo, 3 de septiembre de 2017

España - Italia, fútbol de primera a precios populares


El pasado sábado 80.000 espectadores pudimos presenciar en directo desde las gradas del estadio Santiago Bernabéu la consagración internacional de Isco, la excepcional ovación a Andrés Iniesta, el clamor por ver sobre el césped a uno de los principales actores de los grandes éxitos de nuestra selección, David Villa, y la reivindicación de un buen delantero que busca su fortuna lejos de casa, Álvaro Morata, entre otras muchas cosas, porque el partido del sábado fue excepcional en muchos aspectos.

Y es que cuando pones
entradas a precios populares y fijas el partido a una hora razonable, el lleno y el ambiente está garantizado. Quien esto escribe desembolsó la más que razonable cantidad de 20€ por un asiento en el Segundo Anfiteatro de fondo del estadio de la Castellana. Al llegar con tiempo más que suficiente para el inicio del partido, este bloguero se dio un paseo para ver el ambiente que había por los aledaños de Concha Espina. Muchos, muchísimos padres con niños pequeños buscaban hacer las últimas compras en los puestos callejeros antes de acceder al estadio: bufandas, banderas... Un par de jóvenes, ataviados con camisetas del Real Madrid portaban dos sencillas pancartas clamando por la simpatía que el madridismo tiene por Andrés Iniesta, agradeciendo así el gol de nuestras vidas a nivel de selecciones. Los hinchas italianos apuraban sus consumiciones en las calles más cercanas, en perfecta convivencia con los españoles, antes de acceder a la grada que tenían reservada. Un buen número de chavales llegados de las comunidades cercanas a Madrid, luciendo la camiseta de sus respectivos equipos, buscaban impacientes las puertas de acceso que marcaba su entrada.

                                                        

                              El Bernabéu, el pasado sábado

Después del esperpento vivido en la reciente Súper Copa de España cuando el partido de vuelta, celebrado también en el Bernabéu, comenzó a las 23:00 horas de un miércoles, cabe preguntarse por qué los horarios de los partidos no pueden ser siempre como en el España - Italia de este pasado fin de semana. El sábado que viene el Real Madrid jugará contra el Levante a las 13:00 horas, conviene recordar que el sábado es día laborable a todos los efectos y que muchos socios y abonados, cuya entrada han pagado con meses de antelación para este partido, trabajan. La Liga ya ha cambiado el horario de la misma jornada del Leganés - Getafe y del Celta-Alavés cuando los seguidores de estos equipos ya habían hecho sus planes, amén de los partidos que se disputan el viernes y el lunes por la noche. La Liga de Fútbol Profesional falta al respeto de los aficionados una jornada sí y la siguiente, también. Desconozco si el Sr. Tebas y lo presidentes de los clubes que tragan con estos horarios trabajan los sábados por la mañana o si madrugan los martes, pero gran parte de los aficionados a los clubes de fútbol sí lo hacen.

El Sr. Tebas, que tanto admira la organización de la
Premier League inglesa, podía imitar a los británicos y dar a conocer el calendario a los aficionados con meses de antelación. El Sr. Tebas que tanto se queja y amonesta a aquellos equipos que ven sus gradas vacías durante los partidos, podía fomentar una política de precios razonables en sus afiliados para que el fútbol de Primera División sea accesible a todos los bolsillos y no sólo a los turistas de alto poder adquisitivo. Porque cuando Messi y Cristiano ya no estén, cuando la burbuja televisiva reviente y las cámaras y las unidades móviles desaparezcan, los que seguirán ahí al pie del cañón, serán los aficionados de toda la vida, los que llevan a su equipo en el corazón, no porque esté de moda.













miércoles, 30 de agosto de 2017

The Clash Goes Jamaican


Es de sobra conocida la relación que tuvo The Clash con el reggae y con Jamaica. Fueron no pocas las canciones de este género musical que los Clash versionaron a lo largo de su discografía y como los buenos seguidores del grupo recordarán, Joe Strummer y Mick Jones se largaron a Jamaica sin decir ni pío para terminar de componer el que sería su segundo Lp Give'em enough rope, para mosqueo de Paul Simonon y Topper Headon. Punk y reggae, reagge y punk, influencias de la cultura jamaicana en el Londres de los años 70.

The Clash Goes Jamaican es un disco de tributo a la banda británica por parte de grupos de ambas orillas del océano Atlántico. Jazzbo, de Alemania ofrecen una estupenda versión instrumental de White Riot, por su parte, Crabs Corporation, con la colaboración de Andrea Prodan mandan desde Argentina un Ghetto Defendant muy fiel a la original de Combat Rock. Smoking Flamingo, también desde Argentina ponen vientos jazz y órgano Hammond a Train in Vain. Desde EE.UU, Green Room Rockers ofrecen un cover de Clampdown que termina con el sonido de unas trompetas realmente épicas. Intensa y emotiva es la versión de Lost in the supermarket que corre a cuenta de Daniel Flores & The Rumba Box, de nuevo desde Argentina. Tremendo también es lo que hace Transilvanians desde aquí, desde España, con Gates of the West con ese riff de guitarra, maravilloso. Los violines enfurecidos de la original Lose this skin dejan paso a la pausada armónica folkie de King Django & Stubborn Allstars.

                                                         


Poderosa es la voz femenina, rabiosamente soul, que canta en Los Offbeaters -España- como queda demostrado en el trabajo que hacen en 1-2 Crush on you. Desde Italia, Tremende, con la ayuda de Rude HiFi llega Wrong'em Boyo con tintes claramente ska. Nano Trueno & The Dollars traducen al castellano y al reggae I fought de law como Jodí a la ley. En Francia, Jah on Slide toman la etérea Rebel Waltz y la convierten, a base de Hammond, a la religión reggae.

The Clash Goes Jamaicantiene muchas más canciones, incluye 31 versiones que cubren toda la discografía de The Clash. Este disco de tributo mantiene un alto nivel musical a lo largo de todo el álbum, se trata de versiones hechas con mucho respeto por las originales, pero pasadas por el filtro del reggae, ska y rocksteady. The Clash Goes Jamaican, editado por Golden Singles Records en 2013, se une a los ya legendarios álbumes de homenaje Burning London (1999), White Riot A Clash Tribute (Vol 1 & 2) editados por la revista Uncut en 2003 y The Sandinista! Proyect Tribute publicado en 2008. Muy recomendable para los seguidores de The Clash en particular y para los aficionados al buen reggae en general.









lunes, 28 de agosto de 2017

Dunkerque, una película de Christopher Nolan


Sin duda, Dunkerque es una de las películas de este interminable verano. En cabeza de taquilla, la recreación del asedio de las tropas inglesas en las playas de esta localidad de la orilla francesa del Canal de la Mancha rodada por Christopher Nolan, ha convencido tanto a público como a crítica. Parece que no ha sido así con los historiadores quienes ven en esta cinta tan sólo un resumen de lo que realmente pasó allí.

                                                         


Más que un relato clásico en tres actos, lo que vemos en Dunkerque es la lucha por la supervivencia pura y dura de varios grupos de soldados. No hay un hilo conductor, no hay un héroe en particular y sí muchos en general, no hay un malvado personificado salvo el omnipresente y a la vez ausente ejército alemán. Lo cierto es que, a base de una exhaustiva documentación por parte de Nolan, podemos ponernos en la piel de un soldado atrapado, teniendo al enemigo en la espalda por tierra, al no menos fiero océano Atlantico de frente y la Luftwaffe en el aire. La angustia y el desasosiego llegan a ser permanentes durante muchos minutos de Dunkerque. Es una verdadera pena la banda sonora, viene a subrayar en exceso el insaciable acecho de la Parca.

Emociones, entonces, es lo que destila la película. Acerca de las quejas de los historiadores sobre todo lo que no se ha contado en la gran pantalla en esta reciente adaptación de aquella heroica operación de rescate, hay que decir en defensa de Nolan que en los más de 100 minutos que dura el film, el relato es ofrecido al espectador con la suficiente riqueza dramática y con la habilidad narrativa necesaria para no perderse entre tanto personaje, todo aquello que ocurrió en las playas francesas, sencillamente, no cabe. Sin duda, Dunkerque recolectará numerosas nominaciones en los principales festivales de cine y en la entrega de premios previstas para el próximo invierno, por algo será.





miércoles, 9 de agosto de 2017

Tras la huella musical de El otro lado de la esperanza


Ya lo dijimos en la entrada dedicada a la última película de Aki Kaurismäki, la música elegida para acompañar las andanzas de Khaled y Witström llama la atención. Mordido el anzuelo no quedaba más que seguir el rastro de los títulos de crédito y buscar... Bendita sea la red de redes, antes de internet tu curiosidad al salir del cine sólo podía ser satisfecha por un disquero inquieto o un contacto con referencias sólidas de lo que estabas buscando.

Rastreando por youtube al primero que encontramos es a Tuomari Nurmio y su Oi mutsi mutsi. La voz suplicante de Nurmio es seguida por bases de jazz y un mediterráneo riff de guitarra. Dicen de Nurmio que casi toda su carrera musical, iniciada en 1979, hunde sus raíces en el folk y country americano, aunque es capaz también de marcarse este glorioso rock and roll titulado Ramona.

                                                     

                              Marko Haavisto & Poutahaukat

Marko Haavisto hace su aparición en El otro lado de la esperanza con su particular versión de Kaipuuni Tango, interpretada anteriormente por Viktor Klimenko. Marko Haavisto ofrece acompañado de su banda Poutahaukat, como Nurmio, una buena colección de country y folk: Tosi rakkaus (ei hiivo pois) forma parte del estupendo disco Outolintu, publicado en 2015, así como En halua nukkua elämäni ohi. Otro disco de Marko Haavisto & Poutahaukat que encontramos rápidamente en youtube es Lamppu Palaa publicado en 2002, Niim kuin lumi es el corte elegido para abrir el álbum. Lamppu Palaa incluye también pop y rock clásico, completando así un álbum muy interesante.

Saija Varjus, Ismo Haavisto... esta búsqueda continuará. Investigar nueva música, sea finlandesa o de otra nacionalidad es todo un placer, tan solo hay que encontrar el rastro y dejarse llevar por él. ¿Tiene usted algún descubrimiento que quiera compartir? Los comentarios y sugerencias son siempre bienvenidos.








domingo, 30 de julio de 2017

Conexión Vintage, un oasis en la TV pública


Aunque ahora parezca mentira, hubo un tiempo en que la televisión pública española era una referencia para el deporte (y también para la música), donde el fútbol, baloncesto, natación o el atletismo eran tratados con la seriedad, rigor y respeto que merecen tanto las propias disciplinas como el espectador que dedicaba su tiempo a ver aquellos míticos programas de los que sólo quedan el recuerdo de quienes pudimos disfrutarlos.

Afortunadamente, en el canal
Teledeporte hay un espacio que sigue la senda de aquel mítico Estudio Estadio de los años 70, 80 y 90 (nada que ver con el actual y decepcionante formato), de Estadio 2 o del propio Teledeporte que, como los más veteranos recordarán, era resumen de la actualidad deportiva que se emitía en la franja nocturna en TVE. Se trata de Conexión Vintage, dirigido por Paco Grande.


                          


Apoyándose en el extenso archivo documental de TVE, Grande devuelve al espectador las historias deportivas y sus protagonistas que en el pasado formaron parte de nuestras vidas y que tanto nos emocionaron: Carlos Alonso Santillana, Quini, Luis Aragonés, el Betis finalista de la Copa del Rey en 1977, los mundiales de Carlos Sainz, el Tarangu, Bahamontes, el mítico Torneo de Navidad del Real Madrid de baloncesto, los deportes vascos, el mítico y tristemente desaparecido Campo del Gas de Madrid...

Paco Grande continúa con el rigor profesional que mostraban en la pequeña pantalla José Ángel de la Casa, Mari Carmen Izquierdo, José Félix Pons, Héctor Quiroga y tantos otros. Alejado del actual periodismo deportivo de gritos, camiseta sudada y forofismo rancio, distante del esperpento y del 'show' televisivo, Paco Grande, con Conexión Vintage, nos recuerda que la
televisión pública debe tener una vocación de servicio para el espectador y de compromiso moral con nuestro patrimonio cultural y deportivo y por supuesto, con sus valores, como pudimos ver el pasado viernes con la emisión de este programa. Si no pudieron verlo en directo, éste todas las demás ediciones de Conexión Vintage están colgadas en la página web de RTVE, entren y disfruten de nuestros recuerdos, de nuestros héroes, de nuestro deporte.










miércoles, 19 de julio de 2017

Vallarna presenta Pimentón Puro


Formado en 2007, Vallarna cuenta en sus filas con tres castellanos y un cántabro que han recogido la tradición musical de estas regiones, piezas para dulzaina y canciones tradicionales. Javier Román, Arturo Rodríguez, Jesús Enrique y Carlos Martín Aires se conocieron en Valladolid, crearon el grupo basado en su común interés en el folk de su tierra. Tocaban habitualmente en el bar Maeloc de la capital castellano leonesa. A partir de ahí, grabaron una maqueta con la que ganaron los premios del Concurso Escenario Prau de Cantabria y del Folkez Blai de Ermua, Vizcaya.

                                                         


Estos premios les dieron el empujón para lanzar su primer disco, Km. 90, punto kilométrico que marca la mitad del camino entre Valladolid y Campoo. El álbum está formado por doce cortes donde la tradición musical castellano-cántabra cobra un nuevo impulso tomado del acento marcadamente celta que Vallarna imprime a las versiones de estas  canciones, apoyándose en instrumentaciones cercanas al rock. Así, podemos encontrar la emotiva Los que rondan son los mozos, la viva Arriba en la ermita y la costumbrista Con el agua del limón. Son letras, historias tan sencillas que llegan a tocar el alma de quienes se aventuran a escucharlas, testimonios de una forma de vivir, de unos personajes, de unas tradiciones que se están perdiendo con el tiempo.

Han tenido que pasar casi diez años para que el segundo trabajo de Vallarna vieran la luz. Si Km. 90 fue editado por Fak Records,
Pimentón Puro ha tenido que ser financiado mediante una campaña de micro mecenazgo. De esta forma, el pasado mes de mayo se acabó, con éxito, el plazo para aportar una pequeña cantidad económica para que este nuevo disco de Vallarna. Quienes nos enteramos tarde de esta iniciativa nos tenemos que conformar con el adelanto de Pimentón Puro: Me voy por verte, una gran canción. Vallarna está presente en Facebook, donde informa de sus conciertos, apariciones en los medios de comunicación y, claro, dónde se puede conseguir Pimentón Puro. Vallarna, folk puro en castellano. No se lo pierdan.







Se ha producido un error en este gadget.